Deportes Guity es finalista en 200 metros planos, y Molina gana combate en parataekwondo.

Guity y Molina cierran noche histórica

El paravelocista Sherman Guity y el parataekwondista Andrés Molina hicieron historia a su manera, el primero como ganador de su heat en los 200 metros planos y el segundo al imponerse en uno de los combates ante el kazajo Nyshan Omirali

Esta noche el paravelocista Sherman Guity Guity consiguió un lugar en la final de los 200 metros planos categoría T64, y vaya manera de hacerlo, dejándose el primer lugar de su heat y con récord paralímpico.

Sherman se convirtió nuevamente en un Chairman de la pista atlética con otra salida explosiva que le permitió quitarle ocho décimas a su mejor tiempo logrado en la Liga Diamante en Suiza más de dos años atrás; y detuvo su cronómetro en 21 segundos y 85 centésimas, con lo que se ganó el derecho de regresar a la pista para mañana a las 5:15 am, en un horario que pondrá a madrugar a las personas amantes del deporte y seguidoras del esfuerzo titánico de este hombre, con la expectativa de que él mismo pueda colgarse otra presea así como lo hizo en la mitad de la distancia.

Además, obtuvo un segundo diploma paralímpico para sí, y solo en esta edición, la delegación costarricense obtuvo cinco, más que en todas las ediciones anteriores juntas, pues ya Ernesto Fonseca se había hecho acreedor a dos en la categoría T51.

El quinto diploma paralímpico se lo llevó el parataekwondista Andrés Molina Gómez, quien además de ser el primer taekwondista nacional en llegar a unos Juegos Paralímpicos, se convirtió en el primero en llegar a los cuartos de final y en una categoría de masa no tradicional en él, los +75 kilogramos.

El paraiseño le ganó al kazajo Nyshan Omirali 12 puntos por 6 en un combate que dominó de principio a fin, sobre todo cuando el que llegaba como sétimo sembrado ya iba abajo 0-4 por un gam jeon o penalización y una patada giratoria al peto, único lugar válido en el parataekwondo. En adelante, Molina supo controlar el combate y golpear en momentos claves, como al final del segundo tercio, cuando parecía que el exsoviético se le acercaba, o a falta de un minuto, cuando ganaba 8-6, y amarró la reyerta con dos patadas al cuerpo más.

Así, Molina se ganó el derecho de enfrentar en cuartos de final al iraní Asghar Aziziaghdam tan solo dos horas después, y pese a que el asiático llegaba como el segundo sembrado, Molina estuvo a 22 segundos de imponerse 9-8, sin embargo un gam jeom  ayudó al persa a empatar a 9 y forzar a round de oro. Con otros dos gam jeom, el asiático ganó acceso a la semifinal y obligó al paraiseño a ir a un repechaje contra el arubano Eliot Loonstra una hora después.

En este combate, Molina hizo valer sus credenciales como décimo sembrado contra el antillano, que venía como duodécimo sembrado, y a punta de patadas al peto le ganó cómodamente 16-3 para asegurarse un diploma paralímpico y clasificar para las semifinales de repechaje ante el libio Mohamed Abidar, a las 4:15 am de este sábado.

 

 

Ir al contenido