Deportes Sherman Güity ganó 200 metros T64 y Molina quedó en el quinto lugar de categoría +75 kilogramos K-44

Güity se volvió Chairman de Oro, y Molina quedó a un paso de bronce

Sherman Guity se convirtió en el primer medallista de oro paralímpico de Costa Rica y Andrés Molina quedó a dos puntos de colgarse un bronce en el cierre de participación costarricense en Juegos Paralímpicos Tokio 2020.

El paratleta costarricense Sherman Isidro Güity Güity agrandó su historia, bajó todavía más el récord paralímpico y ganó la medalla del metal más preciado de todos, el oro, en los 200 metros planos, con un tiempo de 21 segundos y 43 centésimas.

Güity, quien en la mitad de la distancia solo había sido superado por el alemán Felix Streng por dos centésimas en un cierre de infarto, ahora intercambió puesto con el germano y además le sacó 35 centésimas, luego de imponerse en la curva de la pista del Estadio Olímpico de Tokio como todo un Chairman de la pista que fue, para llevarse la segunda presea paralímpica de la historia, el primer oro y además, ser el segundo deportista en obtener una presea de este metal en una cita olímpica o paralímpica, luego de la nadadora olímpica Claudia Poll, con lo cual volvieron a poner las notas del Himno Nacional en un evento de estas magnitudes por primera vez en 25 años.

Por su parte, en el salón B del Makuhari Messe, el taekwondista Andrés Molina Gómez se impuso en su combate de repechaje contra el libio Mohamed Abidar en punto de oro, luego de empatar a 17 en los tres rounds regulares. Una patada al cuerpo a los 21 segundos  de este nuevo round le permitió al paraiseño luchar por la medalla de bronce contra el estadounidense Evan Medell, quien era el primer sembrado.

Este duelo se caracterizó por ser tan reñido como el anterior al punto de que las ventajas cambiaban con cada round; sin embargo al final el norteamericano definió el combate en los últimos 19 segundos con una patada al cuerpo, con lo que se dejó la contienda y el bronce 13 puntos a 11. Molina terminó en uno de los dos quintos lugares, pero ya había escrito su historia con letras doradas desde el inicio, con ser el primer parataekwondista nacional en llegar a unos Juegos Paralímpicos, y ahora, con cada combate ganado, dejó el listón muy alto para su disciplina.

Vaya manera de cerrar la participación costarricense en estos Juegos Paralímpicos.

Ir al contenido