El campeón de Rusia 2018 será europeo

Equipos europeos llegan al último día de competencia.
Los últimos suramericanos quedaron eliminados el viernes.

El Mundial Rusia 2018 está llegando a su fin, y luego de un larguísimo proceso de tres años, donde 211 selecciones intentaron anexarse una de 32 plazas a territorio ruso, hoy solo quedan cuatro con opciones de erigirse como el nuevo monarca del fútbol mundial tras haberse disputado los cuartos de final. Aunque el título mundial no se va a quedar en el mismo país que lo ganó anteriormente (Alemania) ni en casa (Rusia), tampoco va a salir del continente europeo, que lo ha ganado ininterrumpidamente desde 2006, aunque con diferentes selecciones.

Esto se debe a que el viernes las únicas dos selecciones suramericanas, y ante todo no europeas, que quedaban con vida, fueron eliminadas en sus respectivos cruces. A primera hora, Uruguay llegaba a su juego ante Francia con una defensa granítica que solo había permitido un gol, y una marca perfecta de cuatro triunfos; pero eso no sirvió de nada, ya que los galos se impusieron 2-0; mientras que unas horas después la selección de Brasil, última que quedaba para combatir el imperio europeo, tampoco pudo contra un poderoso seleccionado de Bélgica y sucumbió 1-2.

Por su parte, el día sábado, en dos duelos netamente europeos, Inglaterra dejó por fuera a Suecia con un tanteador de 2 goles a 0, mientras que Croacia y Rusia tuvieron que sudar horas extra e ir a otra tanda de penales consecutiva luego de empatar a 2 goles. Al final, la mayor efectividad desde el manchón blanco ayudó a los balcánicos a ponerle punto final al sueño del anfitrión, quien de todos modos puede estar satisfecho por lograr su mejor participación histórica desde la era postsoviética.

De esta manera, una de las semifinales contemplará a franceses y belgas para el 10 de julio a las 12 m.d. hora costarricense; mientras que el día siguiente será el turno de los ingleses contra los balcánicos, a esa misma hora.

Hasta las selecciones perdedoras tendrán participación adicional, pues el 14 de julio a las 8 a.m. tendrán que disputar el penúltimo juego del mundial, el (en principio) nada apetecido duelo por el tercer lugar, aunque luego sea valorado en varios países con el paso de los años, ya que son pocas las selecciones que han conseguido finalizar entre las cuatro primeras de un mundial. Un día después, a las 9 a.m., se realizará el duelo en el que todos quieren estar pero solo dos selecciones lo logran.  De allí saldrá el nuevo campeón del período 2018-2022.

Francia, Bélgica, Croacia e Inglaterra celebran su ingreso al cuadro de honor, y tener acción hasta los últimos días de Rusia 2018. (Fotos: AFP).

 

Lo bueno y lo feo del mundial

Aunado a los episodios de ejemplaridad y de acciones indebidas que UNIVERSIDAD publicó en la edición del 26 de junio, se pueden agregar algunos de los siguientes episodios:

La limpieza de los aficionados japoneses fue imitada por sus jugadores, quienes dejaron limpios sus camerinos luego de haber sido víctimas de Bélgica en los octavos de final y le dejaron un mensaje de agradecimiento a la organización.

Por otro lado, un aficionado colombiano, identificado como César Daza, ayudó a otro, José Richard Gallego, quien había perdido sus capacidades auditivas y visuales, a mantenerse al tanto del mundial a través de una tabla con forma de terreno de juego y algunos gestos que ambos hacen con las manos para interpretar los juegos. Esto es parte de un proyecto conjunto para ayudar a las personas con discapacidades visuales y auditivas a seguir los juegos, llamado “Fútbol en la piel”.

Otros gestos de ejemplaridad fueron los saludos de Neymar y del portero mexicano Guillermo Ochoa a un aficionado mexicano que, pese a perder a toda su familia dos meses antes en un accidente de tránsito, llegó al Mundial para honrar un sueño familiar.

Y, finalmente, la ejemplaridad dentro y fuera de la cancha por parte del director técnico de la selección de Uruguay, Óscar Washington Tabárez, quien le hace honor a su sobrenombre “Maestro” como educador de escuela primaria que fue en algún tiempo. Desde hace 12 años, además de enseñarle a sus pupilos desde las bases acerca del trabajo técnico y táctico de la cancha, les inculca valores de limpieza, orden y respeto a cualquier persona con la que traten. Por añadidura, le ha dado un realce al fútbol uruguayo y no ha dudado en defender en público a sus jugadores cuando ha sido necesario, aunque en privado también los reprenda.

Precisamente este aspecto ha hecho que los jugadores y el personal de la Asociación Uruguaya de Fútbol lo acuerpen y, por lo tanto, su continuidad en el banquillo dejó de ser un tema de discusión hace tiempo, independientemente de sus resultados. Únicamente está supeditada a sus condiciones médicas (además de que tiene 71 años, posee un padecimiento degenerativo que limita su movilidad) y su voluntad de seguir.

 

A pesar de lo bueno, lo feo del mundial tiene varios aspectos, entre ellos los nuevos episodios de sexismo, pues además de los casos que UNIVERSIDAD presentó el 26 de junio, se han dado otros donde varias periodistas deportivas han sufrido acoso por parte de aficionados quienes se aprovechan e intentan darles abrazos y besos sin consentimiento previo, amén de toqueteos en glúteos. Ahora las nuevas víctimas fueron dos periodistas brasileñas, de las cuales una además de esquivar a su acosador, no dudó en reprenderlo en vivo; además de una mexicana y una española, quienes se han pronunciado en contra de este tipo de acciones.

Otro aspecto negativo han sido las amenazas de muerte que han tenido que soportar algunos jugadores, especialmente los colombianos Carlos Sánchez, su tocayo de apellido Bacca y Mateus Uribe, a raíz de diversos errores deportivos. El primero, por el penal y la expulsión que propiciaron la caída cafetera ante Japón y por otro penal que por poco les cuesta la eliminación en 90 minutos ante Inglaterra; mientras que Bacca y Uribe fueron amenazados luego de errar sus lanzamientos desde el punto de penal en este mismo juego.

Aunque tales amenazas de muerte fueron abortadas tras darse a conocer y ser denunciadas en las redes sociales, esta situación motivó la preocupación de Santiago Escobar, cuyo hermano, el exseleccionado colombiano Andrés Escobar, fue asesinado luego de un autogol suyo que le valió la eliminación en fase de grupos del mundial Estados Unidos 1994.

“Quiero enviar un mensaje importante a aquellas personas que piensan que las cosas se pueden resolver con violencia y con armas, que pueden quitarle la vida a alguien solo porque cometen un error, en este caso la vida de un jugador de fútbol. El fútbol debería ser un vehículo de paz y transformación social”, aseguró al medio inglés The Sun. Santiago agregó que su hermano fue tiroteado sin mediar amenazas o avisos, y lamentó que 24 años después de aquel incidente aún haya personas en Colombia que deseen cobrar los errores deportivos con la vida.

Tampoco el recién cesado seleccionador de Costa Rica, Oscar Ramírez, escapó de las amenazas a él y su familia, e incluso a su llegada al país tuvo que salir escoltado del aeropuerto, oculto de la vista de la afición, mientras que sus jugadores debieron afrontar varios insultos e incluso hasta empujones luego de sus malos resultados en Rusia 2018.

Incluso, el mismo Neymar ha protagonizado episodios lamentables en la cancha, pues además de sus reiterados simulacros de faltas se enfrascó en insultos contra el costarricense Óscar Duarte, contra los árbitros cada vez que no atendían sus reclamos de falta, y hasta contra su propio compañero Thiago Silva por una acción de juego limpio en el partido ante la selección costarricense.

Finalmente, los shows nada ejemplares del exfutbolista argentino Diego Maradona, quien además de fumar en pleno estadio varias veces, desafiando la prohibición de la FIFA al respecto, realizó señales obscenas contra seguidores nigerianos luego del gol que le extendió a los argentinos su estadía en Rusia por unos días más, e incluso, llegó a requerir atención médica luego de su comportamiento. Eso motivó al ente federativo a retirarle su cargo de “embajador del fútbol” que le permitía ingresar gratis a los estadios y, además, recibir un estipendio de $14.000 por juego, sin contar viáticos por hospedaje y traslados. Sin embargo, únicamente le hizo una advertencia sin vetarlo por completo, y fue así como pudo ingresar, eso sí, como todos los demás aficionados, a observar el juego entre su selección ante Francia.

0 comments