El ascenso sostenido de Lewandowski

El jugador Robert Lewandowski superó críticas por su físico y el desinterés del Barcelona y se ha vuelto en baluarte para la selección polaca.

Superó rechazo de clubes por su físico delgado

Su madre le incentivaba con pasteles cuando jugó en divisiones menores

El futbolista polaco Robert Lewandowski realizó un proceso ascendente en su carrera y hoy es un referente en el Bayern Munich de Alemania y la selección de Polonia. FOTO: ROBERT LEWANDOWSKI

El jugador polaco Robert Lewandowski (se pronuncia Levandofski) es en este momento uno de los máximos referentes de su selección, con 55 anotaciones en 95 juegos internacionales, números que le convierten en el mayor anotador polaco. Sin embargo, es la primera vez que participará en un Mundial, pues para cuando le llegó su primer convocatoria, ya se habían cumplido dos años del último mundial con la selección rojiblanca, Alemania 2006, y posteriormente, los polacos, con él, no lograrían entrar ni a Sudáfrica 2010 ni a Brasil 2014.

Sin embargo, el objetivo polaco en esta ocasión es superar la primera ronda por primera vez desde 1986, y hacer un papel tan destacable como lo hacían en los tiempos de Grzegorz Lato, allá en los lejanos Alemania 1974 y 1982, donde incluso finalizaron terceros.

El gusto del capitán polaco por merodear el área gracias a los obuses que expide su pierna derecha tiene una explicación desde la infancia: su madre, una voleibolista y posteriormente vicepresidenta del club al que su padre le llevó a iniciar su carrera cuando niño, lo incentivaba con pasteles, la comida favorita del polaco, por cada gol que hiciera. Desde este momento, supo cuál era su puesto.

Pero no todo fue color de rosas. Durante toda su infancia se le catalogó como muy delgado, y por ende frágil, por ello realizaba seis horas diarias de entrenamiento físico. Aún así, debió ir haciendo carrera por clubes de la tercera, segunda y la primera división polaca, donde destacó con el Lech Poznan (se pronuncia Lek Poznan) apenas con 20 años.

Como se sabe que la liga polaca está lejos de ser una de las grandes de Europa, le empezaron a llegar ofertas de clubes ingleses e italianos, e incluso, su entrenador en el Poznan lo recomendó ante el FC Barcelona español, sin éxito. Sin embargo, el Borussia Dortmund de Alemania sí se interesó en él y desde el inicio empezó a destacar, tanto que cuatro años después, el Bayern Munich, el equipo más poderoso de esa liga, lo fichó y al igual que en los otros clubes, ya ha mostrado su valía. Tanto que lleva 151 goles en 195 juegos con la camisa roja del multicampeón teutón.

El deporte está tan metido en la familia Lewandowski, que además de Robert y su madre, tanto su hermana, Milena, como su padre Kryzstof, incursionaron en alguna disciplina. Milena llegó a seleccionada juvenil de voleibol, mientras que Kryzstof fue judoca y futbolista antes de morir en 1995.

Por último, se casó con la karateca Anna Stachurska, y con ella procreó una hija de un año.

Sabedor de la importancia de estudiar para sostenerse después del fútbol, Lewandowski se graduó como licenciado en Educación Física y Deportes en la Wyższa Szkoła de la capital polaca, Varsovia.

0 comments