Deportes Mundial Femenino Sub-20:

Delegaciones se van con una sonrisa y grandes momentos del mundial en Costa Rica

La segunda Copa del Mundo Femenina que organiza el país dejó muchas estampas de colores, esfuerzo y muchas ganas de las participantes de volver a Costa Rica

El Mundial Sub 20 femenino de fútbol Costa Rica 2022 concluyó tras 18 días seguidos de competencia y fue testigo de cómo la selección de España partió a casa con el título en mano al doblegar a Japón en la final y, de paso, cobrarse la derrota sufrida cuatro años atrás en Francia. Cerca de 30.000 personas en el Estadio y millones más por streaming fueron testigos de este momento.

Aunque dicha copa mundial pasará también a la historia para una selección de Países Bajos que superó sus mejores registros al llegar por primera vez a unas semifinales de la categoría, algo que puede fortalecer a su equipo mayor femenino de cara al Mundial del próximo año en Australia y Nueva Zelanda.

Pero, fuera de la cancha, la afición respondió a la convocatoria y se hizo presente, sobre todo para alentar a las ticas, colombianas y mexicanas. Pese a que los resultados deportivos estuvieron muy lejos de lo deseado y es el segundo peor resultado de un país anfitrión en las 10 ediciones de los mundiales sub 20 femeninos, hubo 22.506 personas alentando a las nacionales especialmente contra Australia y un aforo parecido contra España.

Desde que pisamos Costa Rica todo el mundo nos ha atendido súper bien, hemos tenido un buen feeling con la gente de aquí y siempre recordaremos que Costa Rica es un país para recordar”, Júlia Bartel.

Luego la asistencia cayó en un 50% contra Brasil por la eliminación anticipada de las entrenadas por José Catoya, fue el tercero mayor y se hicieron escuchar con silbidos y abucheos tras las alertas de penal para las brasileñas señaladas por el vídeo arbitraje concedidas por la árbitra finlandesa Lina Lehtovaara. Solo la gran final superó estos aforos.

Otra afición que se hizo sentir sobremanera fue, sin duda, la colombiana, ya que, entre quienes viajaron y quienes ya residían en Costa Rica hicieron sentir a sus jugadoras como si estuvieran en casa con sus gritos “¡Colombia, Colombia, Colombia!”, y así lograron hacer un partido perfecto para doblegar a Alemania en el primer juego de la copa.

La afición colombiana tampoco dejó de alentar durante los restantes juegos (México, Nueva Zelanda y Brasil) y protestaron con chiflidos y abucheos contra las decisiones de la árbitra galesa Cherryl Foster frente a las brasileñas. Siempre hubo entre uno y hasta nueve mil personas por juego para alentar a las cafeteras, quienes lograron la séptima casilla general.

La afición azteca también se hizo sentir y logró impulsar a las dirigidas por Ana Laura Galindo para, por lo menos, lograr sostener los empates contra las neozelandesas y las colombianas, mientras que, a la hora de la hora, despachar a Alemania, lo hicieron a ritmo de mariachis y “Cielito lindo”. Pero tras la caída contra España, la afición despidió a sus jugadoras con aplausos y voces de aliento.

Además, hubo una postal llamativa el 14 de agosto en el Alejandro Morera Soto cuando hubo un grupo de simpatizantes ghaneses que, lejos de irse a sus hoteles tras la derrota 0-2 contra Japón, se quedaron junto con simpatizantes de Nigeria a apoyar con cánticos y bailes a “las Súper Águilas Verdes” que jugaban a segunda hora contra la Corea del Sur, sin importar el retraso de una hora por las fortísimas lluvias con rayería que cayeron apenas terminó aquel juego.

Eso lo notó la jugadora nigeriana Esther Onyenenzide, artífice del triunfo de sus compatriotas aquella tarde, pero no fue algo que le sorprendiera. “Nos apoyaron porque venimos del mismo continente, que es África, ellas han perdido dos juegos pero no quisieron dejarnos solas y se quedaron a apoyarnos como africanos que somos. No nos dejaron atrás y se quedaron a ver este juego».

Todo esto suma para que desde el jueves ya haya habido un récord de asistencia que al final alcanzó las 200.000 personas, y fue sintonizado por otros 120 millones alrededor del mundo. Además, hay un gusto con la organización exteriorizado por las restantes delegaciones por el país.

El gerente de servicios a los equipos, Diego Brenes, así lo confirmó en el programa Acercándonos: «Todos los equipos están sumamente contentos. Nosotros como ticos estamos muy orgullosos de lo que podemos ofrecer, se han encontrado un lugar maravilloso (…) y sobre todo con una percepción positiva de la gente, tanto del Comité Organizador Local como de todos los ticos que se topan a las jugadoras en la calle, de la afición que ha tenido una respuesta muy positiva hacia los equipos, tanto en el Estadio Nacional como en el Morera Soto».

La futbolista española Júlia Bartel fue una de las más felices con la experiencia en general, la cual coronaron con un título deportivo, tal como lo externó en la zona mixta con UNIVERSIDAD presente. “Desde que pisamos Costa Rica todo el mundo nos ha atendido súper bien, hemos tenido un buen feeling con la gente de aquí y siempre recordaremos que Costa Rica es un país para recordar”.

La flamante “Balón de oro” del Mundial, la japonesa Maika Hamano, suscribió estas palabras a pesar de su tristeza por haber sido derrocadas del trono mundial. «En la cancha, en los entrenamientos y el hotel también la gente fue muy simpática, quiero regresar a este país».

Del mismo modo, el presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, Yon de Luisa, se sumó a las felicitaciones a la organización del torneo e hizo un llamado a la CONCACAF a postularse para organizar cuanto mundial les sea posible, puesto que en esta oportunidad México fue lugar de campamento premundialista principalmente para las selecciones europeas y asiáticas.

Incluso el mismísimo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, aseguró sentirse satisfecho con la decisión de haberle dado el Mundial al país. “Todos los Presidentes (de federaciones) estamos aquí con una sonrisa, con un corazón muy lleno de alegría y es solamente gracias al enorme trabajo de la Federación Costarricense de Fútbol y al gobierno y de todos los que ayudaron a que sea un éxito total (…). Después de haber visto y observado este espectáculo estoy aún más feliz y contento que hayamos decidido venir a Costa Rica” comentó.

Ambiente mundialista

Después de una serie de recorridos hechos por las calles cercanas al Alejandro Morera Soto y el interior del Estadio Nacional en la zona de los “Fan Fests”, UNIVERSIDAD pudo observar en un negocio cercano al estadio rojinegro y en las afueras del Estadio Nacional banderas de algunas de las selecciones mundialistas, así como actividades en el Fan Fest del Estadio Nacional a lo largo de los días de partido.

Del mismo modo, entre los dos juegos del día con diferencia de tres horas y tres horas y media entre sí, así como en los entretiempos de los juegos, siempre fue muy común observar filas ya sea para los puestos de comidas y bebidas en los estadios o, en su defecto, para los baños en caso de necesidad.

Eso se notó particularmente en el período entre el juego por el tercer lugar y la final, donde las filas para ir a cualquiera de los puestos de comidas del estadio fácilmente podían llegar a más de 50 metros y también para ingresar al recinto josefino.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido