Cuarenta años del equipo celeste

Equipo juvenil de la Universidad de Costa Rica, 1974; Rafael Guzmán, primero de pie a la izquierda y Óscar Chavarría, primero de cuclillas

Equipo juvenil de la Universidad de Costa Rica, 1974; Rafael Guzmán, primero de pie a la izquierda y Óscar Chavarría, primero de cuclillas a la derecha, se proyectan socialmente casi 40 años después. El primero de pie a la derecha, el entonces técnico, Jorge Muñoz.

En 1970, por iniciativa de la Federación Costarricense de Fútbol y por primera y única vez hasta la fecha, se puso en marcha el proyecto Escuela de Fútbol, financiado por la propia Federación y que le fue asignado a los entrenadores, Hugo Tassara, Pachico García, Juan Blanco y Manrique Quesada.

Se reclutaron niños talentos en dos categorías: mosquitos (hoy Sub 15) e infantiles (hoy Sub 17), y se empezó un proceso cargado de responsabilidad y seriedad, el cual 42 años después ha dado resultados no solo en el ámbito deportivo, sino como proyección social, debido a ciertas circunstancias que lo movieron durante sus dos primeros años de vida.

En 1971, la Federación programó una gira a México con un seleccionado de estos niños futbolistas. En la Ciudad de los Palacios, se jugaron ocho partidos y todos los ganó Costa Rica, un hecho histórico.

De regreso de México, las selecciones menores viajaron a Panamá, con buen suceso. Después de ese viaje, el profesor Tassara se desligó del proceso, que quedó a cargo de Manrique Quesada.

La Federación perdió interés en continuar el trabajo con los grupos menores y en 1972, decidió no seguir con el proceso. En ese momento, la Universidad de Costa Rica (UCR) ofreció continuar y desarrollar  el proyecto, para lo cual se firmó un convenio.

“Los primeros acuerdos que tomó la dirigencia universitaria fueron donar uniformes, otorgar la beca deportiva a los jugadores que deseaban seguir una carrera profesional y evitar la esclavitud del futbolista que era común en esa época. Cuando los padres de los pequeños talentos los entregaban de por vida a los grandes clubes del país, en la UCR se acordó que los jugadores de divisiones menores, que llegaran a la primera división, solo podían firmar con esos equipos durante tres años y luego quedaban libres”, dijo a UNIVERSIDAD, Óscar Chavarría Torres, hoy presidente de la Fundación Internacional para el Desarrollo Humano Sostenible (FUN-dar) y fue integrante de este proceso menor al que se incorporó como jugador en el año 72.

GRUPO SE PROYECTA

Los talentosos futbolistas universitarios, repartidos en las categorías mosquito e infantil, pasaron a formar parte en los años 72 y 73 de un auge del deporte celeste que tenía representaciones campeonas en varias disciplinas deportivas a nivel nacional, como baloncesto, voleibol y béisbol.

El recordado Dr. Rodrigo Pacheco López era el director de los programas deportivos de la UCR y su oficina un lugar de trabajo y tertulia de la gran familia deportiva celeste.

Precisamente, en 1973, el equipo de fútbol de la Universidad de Costa Rica ascendió a la primera división, al ganarle la promoción a San Carlos. Varios de los jugadores del proceso iniciado tres años atrás subieron de categoría y en 1974, se unieron en un solo ente, los futbolistas de la Escuela de Fútbol con los jugadores del equipo que ascendió a primera división. Esta unión finalizó el proyecto que inició la Federación cuatro años atrás.

Uno de los mejores jugadores de la Escuela, Wilmer Víquez, fue el primero que pasó a formar parte de la primera división.

En los años siguientes, la UCR aportó valiosos jugadores de este proceso a selecciones nacionales, como Edwin Barley y Leovigildo Rodríguez; en 1975, el equipo juvenil de la UCR se coronó campeón de San José, con ocho jugadores que se formaron en la Escuela.

Doce futbolistas universitarios, siete del equipo que ascendió a primera división y cinco del proceso, formaron la base de la Selección Nacional juvenil en 1976 y varios ascendieron a la categoría de reservas, lo que ahora es alto rendimiento para jugar en los preliminares del campeonato de la primera división.

Juan Blanco y Pachico García estuvieron al frente de los grupos, hasta que en 1977, se dio un cambio en la dirigencia universitaria y el hoy diputado Luis Fishman dio paso al periodista Mario Segura, que con un nuevo grupo decidió aventurarse a fichar a dos futbolistas uruguayos para el primer equipo.

El experimento no resultó, la UCR descendió a la segunda división y esto hizo eco en sus divisiones menores al punto de que ese año se rompió en mil pedazos todo lo caminado en siete años con la Escuela de Fútbol, los jugadores se fueron a otros equipos y se rompió el proceso.

POSITIVO REENCUENTRO

Pasaron 13 años para que se volviera a juntar esta familia de deportistas universitarios que arrancó en 1972, gracias sobre todo al liderazgo que ejercen dos de sus jugadores de la época, hoy convertidos en profesionales: Oscar Chavarría y el abogado Rafael Guzmán, un recio defensor derecho que después de la desbandada del 77, pasó a jugar con Liga Deportiva Alajuelense un par de temporadas.

Precisamente, Guzmán, quien hoy lidera junto con Chavarría la FUN-dar, nos recuerda que “en 1990 nos juntamos varios de la UCR para jugar el campeonato Masters y esta competencia nos volvió a unir, como si fuéramos viejos compañeros de bachillerato”.

“No dejamos de vernos, de ‘mejenguear’, de estar cerca de los equipos de la Universidad y cuando la U ascendió a primera en el 2008, nos pusimos a la orden del técnico, Johnny Chávez, quien había sido parte como portero de la Escuela”, señaló.

A esto Chavarría para agregó que: “le ofrecimos a don Johnny toda la documentación que teníamos archivada de lo que fue el proceso. Les dimos fotos, recortes de periódicos que reseñaban nuestros éxitos y ofrecimos charlas con profesionales que jugaron en mosquito e infantil con la UCR”.

“Fue muy hermoso entrar al vestidor de la UCR, antes de un juego de la primera división, y ver pegadas en la pared fotografías de los equipos que se lucieron en la década del 70 y que lógicamente motivaban a los jugadores celestes”.

El 8 de mayo del 2008, este grupo de hombres que fueron niños, adolescentes y adultos, unidos por la pasión universitaria y el fútbol, tuvo su gran homenaje cuando los programaron para jugar el partido preliminar en categoría Masters contra Barrio México, el día que se empezó a derribar el viejo Estadio Nacional.

“Jugamos el preliminar; el estelar lo jugó la primera de la UCR y al terminar entró el tractor y empezó la demolición de la gradería. Después de este día, ya no nos dieron más pelota”, expresó sonriente Guzmán.

LA FUNDACIÓN

Chavarría y Guzmán, que se conocieron jóvenes en 1972 en la Escuela y el Proceso, están unidos en la FUN-dar, una organización no gubernamental sin fines de lucro fundada el año anterior. Esta fue concebida para la gestión, promoción y aplicación de programas orientados al desarrollo integral del ser humano en armonía con el medio ambiente.

Trabajan en coordinación con organizaciones públicas y privadas, producto de alianzas a nivel nacional e internacional.

Sustentada en valores como solidaridad, respeto, equidad y responsabilidad social, promueven programas para el adulto mayor, niños banqueros, reciclaje solidario, preparación para la jubilación, educación ambiental, promoción humana y calidad de vida, voluntarios en acción y desarrollo organizacional a nivel comunal e institucional.

Otros Artículos

Woody Allen, Jesse Eisenberg y Greta Gerwig son protagonistas en “De Roma con amor”.El “con amor” del título no es propiamente sarcástico, pues un

El Dr. Jean-Claude Schmitt, es reconocido en el ámbito internacional por sus estudios sobre historia de la Edad Media. (Foto: cortesía Armando Torres)El reconocido

¿Será así nuestro futuro?) Presento con toda la claridad posible estas reglas que han aprobado por unanimidad las Verdaderas Autoridades Superiores del país; con

La remodelación se hizo entre setiembre de 2011 y julio de 2012 y requirió una inversión de ¢180 millones. (Foto: Brian Breness)La Facultad de

La Editorial Costa Rica presenta este 13 de agosto “Obra Poética”, de Jorge Debravo, una edición de más de 600 páginas que recopila el

Citas médicas a plazos absurdos, las eternas listas de espera, la falta de atención adecuada de situaciones urgentes y la carencia de algunos medicamentos

Una lucha cerrada, en la que el presidente Barack Obama aparece aún con alguna ventaja, es la que se libra en torno a la

¿Cuáles son las bases de la amistad? En un largo proceso social, entre el yo y el otro, se decantan los conceptos del bien