Club de Natación Reclaman despido de entrenador

Nadadores exigen mayor acceso a las piscinas de la UCR para extender sus entrenamientos. Ante el despido del entrenador del Club de Natación, nadadores

Nadadores exigen mayor acceso a las piscinas de la UCR para extender sus entrenamientos.

Ante el despido del entrenador del Club de Natación, nadadores y padres de familia reclamaron por no tomárseles en cuenta, cuando se trata de un grupo autofinanciado por ellos.

Se trata de Luis Castro Furniss, a quien no le renovaron el contrato como entrenador del equipo de  natación,  al finalizar  la temporada oficial, el mes anterior.

La decisión fue tomada por la Asociación de Deporte Universitario (ADU), que alegó deficiencias en la labor de Castro, las cuales incluyen faltas administrativas, como es la no entrega de informes, y  el pobre rendimiento del equipo en competencias nacionales.

Castro es bachiller en Educación Física con especialidad en natación, obtenida en Alemania.  Estuvo vinculado a la UCR  por ocho años y su destitución cumple parte de un proceso de renovación que se lleva a cabo, según informó Gerardo Corrales Guevara, presidente de la Asociación de Deporte Universitario y director de la Unidad de Programas Deportivos, Recreativos y Artísticos  de la UCR.

Sin embargo, integrantes del club y la junta de padres cuestionan la manera en que se tomó la resolución, pues  no fueron informados ni consultados.

Nadadores del equipo objetan las razones que aduce la ADU, en cuanto a los resultados obtenidos. Argumentan que no se les han facilitado las condiciones necesarias para que se exija más de lo alcanzado.

También expresaron su preocupación de que con la llegada de otro instructor, aumente la cantidad de dinero mensual con la que cada persona contribuye para el financiamiento del grupo.

Los integrantes  Ricardo Roldán y Natalia Rodríguez, culpan a las autoridades de no brindarles suficiente apoyo y hasta entorpecer su labor en distintas ocasiones.

¿QUE DICE LA ADU?

Gerardo Corrales Guevara, en representación de la organización que preside, informó que la destitución de Castro fue debido a una valoración de su trabajo y es parte del proceso que llevan a cabo para el resurgimiento de la natación universitaria. Este proceso ya se ha practicado en otras disciplinas con éxito, aseguró.

“Hemos hecho cambios de entrenadores, como resultado de las evaluaciones de trabajo que se hacen, lo cual es nuestra responsabilidad. La decisión está fundamentada en aspectos técnicos y administrativos”, ratificó.

Agregó que en deportes como ajedrez, atletismo o voleibol se han tenido excelentes resultados al cambiar entrenadores y condiciones de trabajo.

En consideración a la queja presentada por la junta directiva de padres de familia del Club de Natación, la ADU tomó la determinación de retomar el tema para análisis en una sesión.

NO DEL TODO CIERTO

Para Castro, la ADU se encuentra en plena facultad de no renovar el acuerdo si así lo considera, aunque piensa que los motivos expresados por el organismo no son del todo ciertos.

Acepta responsabilidad por sus negligencias administrativas; pero no considera que el nivel deportivo de la agrupación sea un motivo de peso.

Para él en la asociación hablan de resultados no obtenidos, cuando nunca especificaron cuáles esperaban al final de la temporada.

Igual que los miembros del equipo, señaló la falta de elementos para la adecuada preparación de los nadadores, los cuales van desde la indumentaria adecuada (trajes de baño, gorras, tablas) hasta el tiempo necesario de acceso a las piscinas para entrenar.

“Para que un equipo competitivo obtenga resultados favorables, es necesario tener seis sesiones de entrenamiento semanales, como mínimo, y aquí en la Universidad disponemos de cinco como máximo”.

Castro estaría dispuesto a retomar su puesto, pero con la estipulación de que se firme un contrato debidamente y se aumente el salario que devengaba, el cual oscilaba entre el 50 % y el 35 % de lo que se acostumbra en el ámbito.

SIN SEMILLERO

Otro problema que enfrenta el club de natación, en lo que todas las partes implicadas concuerdan, es la falta de infantes en el  equipo para que este se renueve,  hecho que resulta preocupante.

Ya en la próxima temporada el club no contará con representación en la categoría infantil A (9 a 12 años), y corre el riesgo de que esto se convierta en algo constante.

Este es un fenómeno extraño, si se toma en cuenta que la cuota mensual en este club es de ¢4000, o sea una cuarta parte de lo que otros clubes cobran.

Para Corrales, esto se debe a los malos resultados del equipo, que desestiman el nombre del club y no incentivan la participación de  nuevos valores.

Como medida inmediata por parte de la ADU, se propone adjuntar la escuela de nado de la Universidad al Club, para que niños y niñas puedan desarrollar su proceso educativo en natación.

Otros Artículos

La Dra. Eiliana Montero Rojas presentó los resultados de la investigación en el Centro Centroamericano de Población. Las personas que ingresan a la

Esta  imagen virtual  refleja  cómo se  verá el planetarioLas estrellas, galaxias y constelaciones serán parte de las  maravillas astronómicas que podrá apreciar el público

A pesar de su riqueza cultural y natural, Bolivia es el país más pobre de Sudamérica. El presidente Gonzalo Sánchez de Lozada terminó el

En cuanto al acceso a la educación, el estudio muestra una tendencia de acceso desigual  de los grupos sociales en condición de pobreza: para

Llevan dos horas bajo el sol, mientras los animadores tratan, desde la tarima, de mantener el entusiasmo de las cerca de 1.500 personas que

Su figura delgada contrasta con la dura posición para alinear a Costa Rica en una apertura en telecomunicaciones.Robert Zoellick: el ejecutor de una política

Reaccionan fuertemente después de visita del Secretario Comercial de los Estados Unidos, Robert Zoellick Las fracciones políticas de la Asamblea Legislativa parecen haber recobrado

No hay una percepción clara de su valor en las políticas gubernamentales de conservación del sitioPlaza circular pequeña y basamento. El ranchito al fondo