Deportes

Béisbol femenino en Costa Rica busca su propia liga

Existen planes para crear una liga femenina desde 2021, pero se proyecta que se pueda consolidar en 2024. 

La liga femenina de béisbol en Costa Rica iba a ser un proyecto hecho realidad desde este año; sin embargo, el COVID-19 se encargó de posponerlo para 2021, porque pese a que los entrenamientos de béisbol están autorizados desde mayo, no hay permiso para reanudar campeonatos. 

Además, aun con el aval para entrenamientos presenciales, varias asociaciones y clubes (hoy masculinas o mixtas todas) optaron por seguir con los entrenamientos virtuales, ya que el protocolo aprobado solo admite a ocho personas por vez en el campo, condiciones que no dan ni siquiera para trabajar con una novena completa.

Aunado a esto, es muy poco lo que se puede hacer, ya que el componente de contacto tampoco está autorizado, solo el pitcheo y el bateo individuales. Desde su aprobación, el protocolo no ha sido modificado.

En un principio, la Federación Central de Béisbol (FCB) proyectó la reprogramación para el primer semestre de 2021, aunque sea con dos o tres clubes, sin embargo, todo dependerá de la situación epidemiológica del país para ese momento y si para ese entonces hay aprobado un protocolo para reanudar los campeonatos. 

Incluso, para el presidente de la entidad, Adrián Alfaro, la consolidación de la liga femenina del béisbol podría ser tema de conversación a partir de 2024 o 2025. “Aquí debemos seguir promoviendo que las niñas se incorporen a los equipos mixtos y consideramos que en un plazo de tres a cuatro años tener el volumen para formar una liga femenina”, expresó.

La seleccionadora nacional en categoría U-8 y asistente de categoría U-10, Rachel Fitoria, considera que este es un proceso que debe hacerse gradualmente y de forma metódica:

“Lo de la liga estaba desde el inicio programado para empezar el otro año, no es como que la pandemia nos haya atrasado, entonces, la idea es iniciar el otro año con dos equipos que se fogueen entre sí y que entrenen por aparte”. 

Igual que Alfaro, proyectó el inicio de una liga sólida entre 2024 y 2026, pero que tiene que empezar por masificarse. Con ese fin, uno de sus planes es asistir a kinders y escuelas a partir de 2021, si las lecciones presenciales regresan, con el fin de reclutar niñas para clubes y selecciones. 

Rachel Fitoria: “El objetivo siempre ha sido la liga femenina”

Pese a que hoy no existen equipos femeninos, para Fitoria, el hecho de que hoy haya 30 mujeres en el país jugando béisbol aunque sea en equipos mixtos a lo largo del país las ayuda a ellas en su crecimiento físico y beisbolístico: “Es sumamente importante, porque siento que el juego con hombres hace que le pierdan miedo al juego y ayuda a reforzar la capacidad para jugar béisbol”.

Incluso ella misma, en su momento, militó en procesos de Juegos Deportivos Nacionales con Alajuela, donde estuvo en las fases clasificatorias, pero, a pesar de que por un motivo u otro nunca la dejaron jugar en la etapa final, y aunque su demanda al Icoder y al Estado en 2016 no sirvió para que la admitieran, en ese entonces, por extemporaneidad de su inscripción, sí sirvió para que los equipos empezaran a aceptar a mujeres en su nómina. “En aquel momento se dio la lucha (para que la dejaran jugar en Juegos Deportivos Nacionales) porque antes no había liga femenina, pero el objetivo siempre ha sido y es la liga femenina”.

Finalmente, consideró de suma importancia un conversatorio reciente sobre la situación de las mujeres en el béisbol, porque ahí fue donde fluyeron las ideas en el sentido de impulsar la participación de las mujeres en el béisbol de forma más protagónica. “Fue como alzar la voz de iniciar a hacer algo en el béisbol femenino, y eso nos llamó bastante la atención”.

Otra de las participantes de ese conversatorio, la presidenta de la Asociación de Béisbol de Santo Domingo, Gabriela Umaña, vislumbra como una realidad inminente el béisbol femenino en el país, y comentó que en su equipo poseen a muchas jugadoras en ligas menores como para lograr implementarla. 

“Claro que sí (vislumbro a más chicas en el béisbol), por ejemplo, tenemos bastantes niñas de entre cuatro y siete años aprendiendo a jugar béisbol. (…) A mí me parece que cuando las niñas empiezan desde esa edad es muy fácil que ellas logren tomar destrezas y poderse desarrollar mejor. Tenemos niñas que han querido empezar un poco más grandes. Yo pienso que perfectamente la mujer puede ser parte de este deporte sin ninguna diferencia”. 

Umaña agregó que sí ha observado a varias mujeres que triunfaron en el béisbol, pero que luego de cierta edad, y ya sea por restricciones impuestas por las organizaciones de los torneos élite o por estudios, debieron u optar por el sóftbol, deporte hermano con más tradición en rama femenina, o del todo guardar sus bates, cascos y manoplas: “Claro que ha habido bastantes muchachas (jugadoras), lo que pasa es que siempre en equipos mixtos, nunca han podido tener equipos femeninos, y cuando llegan a cierta edad les dicen o se inclinan por el softbol (…). Como jugadoras es la lucha más fuerte que se ha tenido que dar”. 

Estas ideas llegaron a los oídos de la presidenta de la Federación Venezolana de Béisbol, Aracelis León, quien saludó la iniciativa y ofreció ayuda logística para desarrollo, intercambios y capacitaciones a partir de sus propias experiencias en un proceso que aún lidera para consolidar a las llaneras en las primeras posiciones del mundo. 

“De verdad que estoy muy contenta de que ustedes, en sus países, quieran desarrollar el béisbol femenino. Está de más decirles que cuentan conmigo, con Venezuela; la verdad que a Adrián Alfaro lo conocí hace poco como presidente de la Federación (FCB) y le dije que contara con todo el apoyo que necesitara para nosotros ayudarles a que el béisbol en Costa Rica se pudiera desarrollar (…), y las animo a que continúen y no se dejen de otras personas que no creen que las mujeres pueden jugar beisbol”.  

Ir al contenido