Deportes Selección ganó boleto mundialista a Alemania y Grecia 2023:

Balonmano junior costarricense hizo historia en Argentina

Costa Rica enfrentó a Brasil, Uruguay, Paraguay y clasificaron tras quedar sublíderes en su grupo.

Luego de ocho meses de ganar invicto el IHF Trophy Centroamericano Junior en San Carlos, el equipo junior de balonmano masculino de Costa Rica se hizo presente para jugar el premundial junior y juvenil de dicha disciplina en la ciudad de Buenos Aires en Argentina.

Entre ambas categorías hay una pequeña diferencia: la categoría junior tiene una edad máxima de 19 años y la juvenil una máxima de 17. Además, el equipo nacional pudo clasificar con los Junior, pero los juveniles no lo lograron tras caer contra Guatemala y Nicaragua en el Centroamericano.

Y, por si fuese poco, aunque todo el proceso eliminatorio en Centroamérica y Sudamérica se ha hecho en simultáneo en la misma sede, los epicentros mundialistas de 2023 cambian, ya que la categoría Juvenil buscaba repartir sus tres cupos a Croacia, mientras los Junior llegaron con la mentalidad de luchar por un lugar en las semifinales principales y, con ellas, un cupo a Alemania y Grecia; los primeros mundiales masculinos postpandemia.

“Para mí es un paso muy grande que dio el país y nos va a beneficiar al país y al balonmano”, Jerson Cantarero.

Así se gestó

Los dirigidos por Hanner Parra iniciaron su fase de grupos contra Brasil, Uruguay y Paraguay. El solo hecho de estar allí era todo un logro porque, por lo general, la subregión sudamericana tiene años luz de ventaja sobre la centroamericana.

La verdeamarelha patentó en las redes su favoritismo y un inobjetable resultado de 16-40 a favor de los sudamericanos fue la máxima prueba de ello, comandados por un Bruno dos Santos, rival que resultó imparable para la defensiva nacional.

Contra la celeste, mundialista en Grecia 2011, el equipo nacional salió como si se estuviera jugando una final, porque ganando los charrúas clasificaban y liquidaban cualquier opción mundialista de los ticos. Sin embargo, la selección nacional dejó claro que lo de “matagigantes” no es exclusivo de sus equipos masculinos de fútbol, sino algo que cualquier persona o equipo costarricense puede ser con mucha dedicación, empeño y hambre de éxito; así lograron romper todas las quinielas al imponerse 29-21.

Desde ahí el equipo nacional ganó confianza y afrontó el duelo contra los paraguayos como otra final y una oportunidad inédita para hacer historia que debía aprovecharse ya. Al final, el cuadro nacional sacó su tarea contra los albirrojos 29-22 y ya desde ese momento había emoción y lágrimas, pero todo estalló en fiesta cuando la selección brasileña eliminó a los charrúas 32-25.

La expedición concluyó con otra goleada, esta vez por parte del equipo anfitrión, 11-40 y una derrota frente a Chile 15-26 que dejó al cuadro centroamericano en la cuarta posición, pero eso ya no importaba porque la historia estaba hecha y nada iba a empañarla.

Además, lograron un lugar para el Trofeo Intercontinental de la Federación Internacional de Balonmano, certamen en el que también estará la juvenil nicaragüense como las dos primeras escuadras centroamericanas en entrar. Argentinos, brasileños y chilenos lograron cupo para ambos mundiales.

Desde dentro del camerino

A través de breves vídeos recopilados por la Federación Costarricense de Balonmano, todos los jugadores coincidieron en expresar su alegría y agradecimiento con el apoyo enviado por parte de la afición.

Víctor Gómez, uno de los guardianes del marco tricolor, catalogó el histórico triunfo contra los guaraníes como el culmen de un proceso de años. “Uno de mis mayores sentimientos tras ganar el partido contra Paraguay fue orgullo, satisfacción, saber que todo el trabajo que hicimos durante cuatro o cinco años dio frutos, me llenó el corazón de alegría, de emoción la celebración con todos mis compañeros, los entrenadores, fue muy bonito saber que hicimos historia a nivel centroamericano”.

El lateral izquierdo, Alexander Trujillo, se mostró con una mezcla de sentimientos. “Estoy muy agradecido de ser parte de esta familia de la selección junior, estoy muy feliz y nervioso porque hemos logrado algo inesperado que se ha buscado durante muchos años, y realmente me siento muy agradecido con mi mamá, mi hermana y mis familiares que siempre han estado pendientes de mí, que gracias a ellos estoy aquí”.

El central, Josué Villalta, apenas estaba asimilando lo logrado, pues fue una lección personal. “En este momento no tengo palabras para describir la felicidad que siento de alcanzar un logro que de niño pensaba que era un sueño imposible de alcanzar, ver todos los partidos a través de la pantalla. Por dicha que ahora voy a tener la oportunidad de representarnos en uno próximamente”.

Y una de las grandes figuras, Jerson Cantarero, resaltó las muchas vías de crecimiento que les dejó el torneo. “Nos ha ayudado mucho mentalmente, deportivamente y psicológicamente, porque es un torneo de mucho nivel, el cual hemos demostrado que tenemos la valentía y la garra para poder estar aquí y competirle a los grandes y lo hemos hecho de la mejor manera, no nos hemos echado para atrás y hemos clasificado al mundial. Para mí es un paso muy grande que dio el país y nos va a beneficiar al país y al balonmano”.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido