Deportes Segunda competencia universitaria tras dos años de pandemia

Baloncesto universitario 3×3 regresa a los campus

Los equipos de Ulacit y UCR ganaron y clasificaron para los Panamericanos Lima 2022.

Luego de dos años en que la pandemia de la enfermedad COVID-19 imposibilitó su práctica, el baloncesto universitario en su modalidad 3×3, organizado por la Federación de Deporte Universitario de Costa Rica, se convirtió en la segunda competición de orden estrictamente universitario y presencial en efectuarse, en las instalaciones deportivas de la Universidad de Costa Rica, en una mañana de sábado a puro básquet.

A diferencia de la modalidad 5×5 convencional, cuyos partidos duran 40 minutos en cualquier torneo regular (48 en la NBA estadounidense), en esta los partidos duran 10 minutos o hasta que un club alcance o supere los 21 puntos, lo que suceda primero.

Cada equipo tendrá a tres basquetbolistas en cancha y uno o una más en banca, que podrá ingresar y salir de cambio por otro u otra ilimitado número de veces, pero solo cuando el balón  está detenido.

«Llevamos dos semanas entrenando para este torneo y es muy importante lo que acabamos de hacer, que es ir a Perú, y siento que va a ser una experiencia super bonita, inolvidable, porque vamos a ir a jugar allá contra otras selecciones y aparte de eso poder ir a conocer otra cultura», Daniel Barrantes Vega.

Por otro lado, cada canasta dentro del arco o zona pintada, la cual daría dos puntos en la modalidad 5×5, otorga una unidad en el 3×3, al igual que los tiros libres, en ambas especialidades, y cada enceste hecho desde fuera de dicha zona otorga dos puntos y no tres como en el 5×5.

Además, solo se utiliza una mitad de cancha de baloncesto 5×5 y, por lo tanto, un único aro, por lo que cada equipo debe procurar si defiende, si evita que le anoten en los 12 segundos de que dispone el equipo al ataque para anotar, si saca el balón del arco para cambiar el rol y si ataca aprovechar el corto tiempo de posesión o impede que en caso de bloqueo defensivo la esférica salga del arco. Por último, si tras los 10 minutos hay un empate a 20 o menos unidades, habrá un tiempo extra que durará tanto como uno de los equipos consiga hacer dos puntos.

De acuerdo con el director de la Unidad de Programas Deportivos y Recreativos de la Universidad de Costa Rica, Gerardo Corrales, el certamen incluía a nueve equipos de seis universidades entre públicas y privadas en su rama femenina y, aunque se esperaban 16 clubes  de su contraparte masculina, solo acudieron 11 de 7 universidades por la contraparte masculina. Por otro lado, anunció que solo cada campeón acudiría en principio, sin embargo, todo depende de cada universidad y de la organización. “Cada universidad campeona dispone de 15 días para confirmar su participación, si no pudieran, asistiría el subcampeón, y si no, el tercero. Pero también depende del país organizador y la cantidad de países participantes y, por ejemplo, para la edición anterior, en Brasil, hubo hasta tres cupos por país”, comentó.

La Universidad de Costa Rica (UCR), la Universidad Nacional (UNA), la Universidad Estatal a Distancia (UNED), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit), la Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA) y el Colegio Universitario de Cartago (CUC) se hicieron presentes en el certamen. Sin embargo, esta última casa de estudios superiores solo inscribió equipo masculino.

 Los equipos de Ulacit y UCR ganan boletos para Lima

 En medio de un gimnasio de la UCR lleno, los cuartetos de la Ulacit A en femenino y UCR A en masculino lograron anexar los respectivos boletos para el FISU América 3×3 programado entre el 21 y 24 de julio en la capital peruana, Lima. Allí deberán rozarse con los mejores representativos continentales para ganar cupos para la Liga Mundial Universitaria de la disciplina, que tendrá lugar en Xiamen, China, algo que en el país solo ha alcanzado un equipo masculino de la Universidad de Costa Rica, en 2018, que logró una honrosa 12° posición entre los 16 equipos presentes y con una victoria al que defendía el título mundial en ese entonces.

Las de la universidad privada fueron solventes desde la fase de grupos al imponerse al equipo A de la universidad anfitriona 22 puntos a 3, a la UNED 22-5, y al equipo B de la UNA 17-6. Luego, por las semifinales, se quitaron de encima al equipo B de la UCR con un 17-13 antes de doblegar en la final al equipo A de la UNA 12-9 y apartar cupo para el Perú.

Luego de su participación, María Paula Cervantes compartió con UNIVERSIDAD sus impresiones sobre el éxito obtenido y el regreso a las competencias: “Representa un honor primero que todo poder representar a la U y no sé si las demás universidades vayan a estar también, pero creo que va a ser una experiencia muy chiva y que nos va a llenar mucho a todas. Veníamos con muchas ansias, entonces, volver a las canchas y ahorita poder tener el gane en 3×3 es súper importante para nosotras y nos divertimos muchísimo también”.

«Representa un honor primero que todo poder representar a la U y no sé si las demás universidades vayan a estar también, pero creo que va a ser una experiencia muy chiva y que nos va a llenar mucho a todas”, María Paula Cervantes.

Consultada sobre cómo se las agenciaban para poder trabajar ambas modalidades basquetbolistas y al mismo tiempo cumplir sus cargas académicas, Cervantes y sus compañeras Beatriz Zubillaga, Laura Castro y Fiorella Araya, quienes también militan en la Liga Superior de Baloncesto Femenina aunque con distintos equipos (Santo Domingo la primera y Phoenix Curridabat las restantes), comentó “Hay que hacer sacrificios y es difícil, pero sí se saca tiempo para todo, al ser muy organizado, podemos entrenar con la U, los equipos con los que estamos y también sacar el estudio”.

Por su parte, el primer equipo celeste masculino conformado por Daniel Barrantes Vega, José María Carvajal, Julián Mora y Luis Esteban Soto también impuso su ley desde la fase de grupos contra el equipo B de la UNA 18-11, el A del TEC 21-14, la UNED 22-15 y contra el equipo A de la Ulacit por un reglamentario 2-0 tras el retiro de dicho representativo. Luego, el cuarteto celeste doblegó a sus compañeros del equipo B Fabián Hernández, Luis Diego Solís, Carlos Fernández y Daniel Barrantes Acuña 21-12 por las semifinales y, por último, superaron la final, 21-14, contra una UACA que contó con el mundialista de 2018 Carlos Pereira.

Posterior a su victoria, Barrantes Vega conversó con este Semanario acerca del torneo: “La verdad llevamos dos semanas entrenando para este torneo y es muy importante lo que acabamos de hacer, que es ir a Perú, y siento que va a ser una experiencia super bonita, inolvidable, porque vamos a ir a jugar allá contra otras selecciones y aparte de eso poder ir a conocer otra cultura”.

Asimismo, compartió su plan de preparación para la cita que tendrán en menos de tres meses en tierras incaicas y los objetivos que se plantean: “Me imagino que vamos a seguir entrenando los días que toca en la U, nos vamos a enfocar más en la U (5×5) que es lo que viene la próxima semana y el 3×3 lo vamos a dejar para un mes antes, porque todavía queda un poco de tiempo para prepararse bien”.

Consultado sobre cómo se las agenciaban para poder trabajar ambas modalidades basquetbolistas y cumplir  sus cargas académicas, comentó que eso lo trabajaban instantes antes de los entrenamientos del club.

Por último, Barrantes Vega no ocultó su alegría por el retorno: “Es algo muy bonito ya que estuvimos dos años y medio por ahí sin poder jugar y no hay nada más bonito que jugar y ganar o por lo menos competir y qué dicha que se nos dio”, finalizó.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido