Única mirando desde el escenario

Con una puesta en escena que integra música original, la CNT lleva la novela Única mirando al Mar al Teatro de la Aduana Alberto Cañas.

Un jueves cualquiera a las siete de la mañana, cuando pasó el camión recolector, quien llegaría a llamarse Momboñombo Moñagallo decidió botarse a la basura. Se levantó de madrugada, acomodó chunches, ojeó viejas fotografías de su familia, liberó al canario, cerró la casa y se montó al camión de la basura.

Así transcurre la trascendental escena en la novela Única mirando al Mar, de Fernando Contreras y que el pasado viernes 15 fue estrenada en versión teatral por la Compañía Nacional de Teatro (CNT).

Única Oconitrillo es una de cantidad de personas que se ganan la vida “buceando” en los llamados rellenos sanitarios. Concretamente, en la novela se trata del de Río Azul, donde “mujeres de edades indescifrables a menudo, hombres y niños sin edad alguna rumiaban lo que la ciudad había dado ya por inservible, en busca de lo que el azar también hubiera tirado al basurero”.

Y es Única quien encuentra a Momboñombo en ese “mar sin devenir” de la basura. La historia, tal como lo apunta la información difundida, es “una tragedia en su esencia”, pues la protagonista no tiene más opción en su vida que luchar desde su cotidiana cacería de cosas reciclables, contra todo ese sistema poderoso que la ha abandonado a su suerte entre las moscas y zopilotes del basurero.

Al respecto Jaime Hernández, director de la puesta en escena, dijo que de esa novela “me encantó el realismo, la valentía y el retrato de un grupo de gente del que sabemos poco y que está tan necesitado”. Destacó además que  se trata de una historia “muy entretenida”, que a través de sus personajes tiene momentos más bien de humor que se ven reflejados en algunas de las escenas llevadas ahora al teatro.

Hernández además manifestó que buscó junto al elenco “conservar el estilo que del escritor, crítico de su país, y tratar de hacernos entender que hay cosas que no vemos y que tenemos que observar, lo dice la novela y en la obra de teatro tratamos de mantener ese mismo espíritu, contestatario, de ningún modo convencional”.

Espectáculo multidisciplinario

La adaptación del texto al escenario la hizo el propio Contreras. Según detalló, cuando la CNT le invitó a dirigir Única mirando al Mar, ya se había conversado con Contreras sobre algunas características del montaje de las que tendría que encargarse como director.

Además, él mismo sostuvo conversaciones con el autor y el proyecto inició a finales del año pasado. Luego de que Contreras entregara la adaptación del texto al teatro, Hernández inició la labor de “llenar espacios creativos para una producción de ese tamaño”.

Se trata en efecto de una producción grande, pues “tiene que verse el basurero, lo sugerimos de una manera muy bonita, así como otros espacios como el tugurio de Única y el pollo del parque donde ocurre la última acción”.

Esa construcción escenográfica y de la utilería correspondió a Francesco Bracci. Entre el elenco de ocho personas se puede destacar a Grettel Cedeño en el papel principal de Única, a Erick Córdoba como ese Momboñombo rebautizado como Mondolfo, y a Arturo Campos como Bacán.

El director -formado en la UCR y en la Universidad de Kansas- informó que tras el trabajo de diseño gráfico, escenografía, luces, vestuario, la labor de la puesta en escena propiamente dicha tomó unas ocho semanas.

La obra cuenta con música original de Bernal Villegas y de acuerdo con Hernández algunas partes son cantadas, lo cual “planteaba dificultades, además de Villegas, fue de gran ayuda el cantante de ópera Jorge Arturo Chacón, para que los actores estuvieran debidamente entrenados”.

La pieza incluye también coreografías de Ana Paula Rivera, con la asesoría de Jimmy Ortiz.

“Lo bonito del teatro -expresó Hernández- es que nos puede acercar a cualquier realidad, no hay acto más mágico que ese; las películas son carísimas, el teatro es más fácil, el público está dispuesto a que lo ilusionen, el teatro es el medio perfecto para cualquier cosa, mientras se haga artísticamente. Trato de que haya una base artística siempre”.

La versión teatral de Única mirando al Mar se presenta hasta el, 15 de diciembre en el  Teatro de La Aduana Alberto Cañas; jueves a sábado a las 8 p.m. y domingos a las 5 p.m.

La entrada general tiene un costo de ¢6.000, para estudiantes y ciudadanos de oro es de ¢3.000. Se puede hacer reservaciones al 2257-8305.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/cultura/unica-mirando-desde-el-escenario/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments