Cultura

Un tiempo para Picasso

Este 25 de octubre se conmemoran 140 años del nacimiento de Pablo Ruiz Picasso, el gran pintor español considerado una referencia del arte moderno y uno de los más importantes del siglo XX. En el museo Calderón Guardia, con entrada gratuita de 9 a.m. a 5 p.m. de lunes a sábado, se puede ver una muestra de 40 obras como parte de la celebración del bicentenario de la independencia.

Aún sorprendo es el título que la Fundación de Universitaria Iberoamericana, la Embajada de España, el Ministerio de Cultura y el Museo Calderón Guardia, organizadores de la muestra, le dieron a esta exposición de 40 litografías del gran pintor español Pablo Ruiz Picasso.

Se trata de una reunión de obras de tres periodos del artista: la serie Los Bailarines con 14 grabados sobre cuero realizados en 1940, los dibujos de Genevieve Laporte, una obra en papel Japón producida entre 1951 y 1952 y la colección de litografías Los Azules de Barcelona, editada en 1963 entre Picasso y su secretario Jaume Sabartés, con la que se inauguró el Museo Picasso de Barcelona ese año.

“¿Cómo imaginar siquiera que yo pueda estar de acuerdo un instante con la reacción y la muerte, contra el pueblo y la libertad?, Pablo Picasso.

La parte más antigua de la colección es precisamente las litografías Los Azules de Barcelona, que reúne obras de un Picasso joven durante su formación primera en Barcelona, donde había ido a vivir con sus padres poco después de la muerte de su hermana en 1894. Ese momento de despegue del artista es previo al conocido como Periodo Azul, o se confunde con este y la influencia mayor que tiene es la de El Greco, cuya obra había conocido durante sus estudios en Real Escuela de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, donde su padre, que era profesor de arte, lo había enviado, para que tuviera una formación académica, que el muchacho evadió. Regresa a Barcelona, pero su espíritu ya está encendido con un siglo XX que inicia en ebullición.

Como se puede ver en algunas de estas litografías, el artista aún firmaba Pablo Ruiz Picasso.

La mujer con chal, de 1899, perteneciente a Los Azules de Barcelona.

Luego viaja a París y entonces se inicia el Periodo Azul. Era el París postimpresionista, que lo impacta con furia y lo reta creativamente. Pero su vida independiente en aquella ciudad de excesos la tiene que pagar cara. Esos años de aprendizaje voraz y libertad creativa frente a una oferta apabullante los vive con gran dificultad económica. Se habitúa a pintar en las noches y muchos de sus motivos son personajes de la calle sobrevivientes de la pobreza. Su paleta la dominan totalmente el azul y el verde azulado y muchas veces sus obras parecen sombrías.

Luego de este Periodo Azul viene uno llamado Rosa, por su reconciliación con el color, o de los Arlequines, por la reiteración del motivo de los personajes de la Comedia del Arte. Entonces, ya instalado en París, conoce a la escritora y promotora del arte Gertrude Stein y a la intensa tropa de artistas e intelectuales que ella convoca.

Los bailarines, serie de grabados con estudios de cuerpo y movimiento contenido.

Dos artistas tendrán gran importancia en el trabajo de Picasso, como colegas o como rivales: Henry Matisse y Georges Braque.

Entonces inicia el periodo llamado Africano o primitivista, cuando puede reconocerse relación con los hallazgos de Paul Gaugin y aun la presencia de El Greco. Pinta en 1907 “El burdel de Avinyó”, bautizado luego “Les demoiselles d’Avignon, un cuadro que él mismo considera liberador al abandonar la perspectiva y romper así con la tradición europea, pero que sus amigos, críticos y artistas rechazan, por lo cual no lo exhibirá sino hasta nueve años después. Sin embargo, esta obra se consideraría inicial en el revolucionario movimiento siguiente conocido como Cubismo y que da pie al llamado arte moderno.

Picasso trabajaba intensamente y su creatividad era incontenible, por lo cual su legado es voluminoso y se cuenta en varias decenas de miles de obras que reúnen dibujo, pintura, escultura, collage, cerámica, grabado, escenografías, vestuarios y poesía.

Sobre su trabajo y la relación de sus obras con las de otros artistas, dijo una vez que utilizaba cualquier cosa que lo ayudara a expresarse.

Retratos de Genevieve Laporte, su joven pareja durante dos años en Saint Tropez, tras la separación de su primera esposa y madre de sus hijos, Françoise Gilot.

Bailarines

Cronológicamente, la muestra Aún Sorprendo, puede continuarse con el conjunto de grabados titulado Los Bailarines, fechado en 1940.

Picasso, quien ya era un artista reconocido internacionalmente (aunque no tanto en España), luego del impacto de su obra cubista, que lo consagró y su retorno a un neoclasicismo que gustó mucho, además de ser reclutado por los surrealistas, llama la atención por los elementos de simbolismo en su obra. No obstante, su trabajo es una constante búsqueda expresiva.

Aunque había sostenido una postura política reservada, apoyó diversas causas y se sumó abiertamente a la república española. Cuando ocurrió el levantamiento de Francisco Franco y los falangistas, que daría paso a la Guerra Civil, Picasso contribuyó directamente con los republicanos y realizó la serie de grabados con las viñetas Sueño y mentira de Franco, que definieron su posición política y en las cuales hay un preámbulo de lo que sería su cuadro más famoso: Guernica.

En 1937, el gobierno republicano español le pide una obra que represente a España en la Exposición Internacional de París. Entre mayo y junio de ese año Picasso pinta en París un cuadro de gran formato cuyo motivo es el bombardeo del pueblo vasco de Guernica, realizado por la fuerza aérea alemana, como apoyo de los nazis a la causa de Francisco Franco.

Entonces, en plena guerra civil, Picasso, preguntado sobre su posición, sentencia:

“¿Cómo imaginar siquiera que yo pueda estar de acuerdo un instante con la reacción y la muerte, contra el pueblo y la libertad? Al comienzo de la rebelión fui nombrado por el único gobierno legítimo de España, Director del Museo del Prado, puesto que acepté inmediatamente. Aquí tiene usted lo que estoy haciendo para el Pabellón Español de la Exposición. Y aquí las primeras pruebas del Sueño y Mentira de Franco. ¡En ellos está claramente expresada mi opinión sobre la casta militar que ha hundido a España en el dolor y la muerte!”

En 1940, el gobierno francés le niega la ciudadanía por lo que seguirá viviendo en ese país como exiliado. En 1944 se afilia al partido comunista francés, militancia que guardará hasta su muerte en 1973.

Pese a ser un momento tan doloroso y convulso, Picasso ya con 59 años, mantiene su búsqueda constante y alterna, día a día, técnicas y soportes distintos de la escultura al grabado, grandes formatos, miniaturas y también escribe poesía y dos obras de teatro, como una forma de desahogo.

De ese periodo es esta colección de 14 grabados que ofrece la muestra que hoy podemos apreciar en la exposición, lo cuales son muestras de la soltura de mano del pintor, la síntesis del trazo y del dominio de la técnica. Trabaja con modelos masculinos casi en su totalidad y en posturas libres y casuales pero relacionadas con sus cuerpos sueltos preparados para la danza.

El Loco, de 1904, dentro de la serie Los Azules de Barcelona.

La amante

La tercera parte de la muestra consta de dibujos hechos a Genevieve Laporte, su joven pareja durante un verano en Saint Tropez, tras la separación de su primera esposa y madre de sus hijos, Françoise Gilot.

Laporte, quien fuera su compañera entre 1951 y 1952, es dibujada por el artista con devoción y ternura lo cual deja ver el profundo amor que sintió por ella pese a la brevedad de la relación.

Además de los aquí expuestos, otros dibujos de esta mujer están en un libro completo que el artista le dedicó durante el tiempo que compartieron.

Picasso conoció a Laporte en 1944 cuando ella contaba 17 años y le pidió entrevistarlo para un periódico escolar. Cuando la volvió a ver siete años después la apoyó en sus estudios y su carrera como escritora y documentalista.

Aunque se negó a continuar una relación con él siempre se definió como su amiga y solo hizo pública la breve relación que habían tenido tras la muerte del artista en 1973.

Otra parte de la obra de Picasso que se incluye son dos dibujos (facsímiles) de Las mujeres de Argel, una colección producida en Francia en 1955, en el Estudio La California, con piezas previas y bocetos de la conocida obra referida al cuadro de Eugene Delacroix, otro de los grandes referentes de Picasso.

La muestra podrá ser observada hasta finales de octubre de forma gratuita y los interesados deben cumplir con los protocolos sanitarios de protección como lavado de manos y uso de mascarilla durante la visita.

La colección se exhibió por primera vez en la Universidad de León, España el año pasado y esta es la primera vez que será mostrada en América Latina. Luego de Costa Rica será trasladada a Honduras y El Salvador.


ACLARACIÓN

En la edición anterior se publicó por error que la obra Dulcinea del Toboso Herstoria había sido llevada a escena por la Compañía Nacional de Teatro, cuando lo fue por el Teatro Nacional.


 

Ir al contenido