Textos para niños en cuarentena

La Asociación Amigos del Aprendizaje inaugura su Biblioteca Virtual para fomentar la lectura guiada entre estudiantes de primaria, con textos propios y los aportados por la plataforma estadounidense CommonLit.

“Hijo:

Espantado de todo, me refugio en ti.

Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura, en la utilidad de la virtud, y en ti.

Si alguien te dice que estas páginas se parecen a otras páginas, diles que te amo demasiado para profanarte así. Tal como aquí te pinto, tal te han visto mis ojos. Con esos arreos de gala te me has aparecido. Cuando he cesado de verte en una forma, he cesado de pintarte. Esos riachuelos han pasado por mi corazón.

¡Lleguen al tuyo!”

Con esta invocación a José Francisco Martí Zayas Bazán, abre José Martí el Ismaelillo, nombre con que el poeta se dirigía a su hijo, a quien le dedicaba uno de sus libros más célebres.

Es el mismo poeta que en en sus “Versos Sencillos le cantó así a la rosa:

“Cultivo una rosa blanca,

En julio como en enero,

Para el amigo sincero

Que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca

El corazón con que vivo,

Cardo ni oruga cultivo:

Cultivo la rosa blanca.”

Este poema forma parte de una lista de más de 100 textos que se incluyen en la Biblioteca Virtual ( https://micuentofantastico.cr/biblioteca_virtual/), la cual está alojada en la página de mi Cuento Fantástico (www.micuentofantastico.com), concurso dirigido a estudiantes de primaria y que es organizado por la Asociación Amigos del Aprendizaje (ADA).

En ella se presenta un amplio abanico de historias entre minibiografías, artículos, poemas y cuentos, para que estudiantes y profesores tengan la oportunidad de fomentar la lectura, con la ventaja de contar con una guía que los acompañe.

La página incluye un texto del escritor José Martí, quien fundó en 1889 la célebre revista para niños La edad de oro, la cual recorrió América Latina. (Foto: Internet).

Entre los textos se incluyen los de los niños que ganaron el concurso de Mi cuento fantástico, lo que supone no solo un nuevo estímulo para los jóvenes autores, sino que también abre la posibilidad de una mayor sinergia con esos inquietos lectores a los que van dirigidos.

En el caso del poema de Martí, que en la selección compete a alumnos de cuarto año, hay un glosario que aclara algunos términos como “cultivo, franca, cruel, cardo y ortiga”, con el fin de que haya una mejor comprensión de lo leído para luego proseguir con el análisis.

La forma en que se presenta el texto en la página contempla preguntas de lectura guiada, una evaluación y una discusión. Para mayor facilidad, tanto de estudiantes como de profesores, el sistema permite que todos los textos los puedan descargar en PDF.

Ya en este formato se pueden apreciar mejor las preguntas que procuran obtener una comprensión de lo leído por parte de los educandos.

LECTURA GUIADA

Una buena parte de los textos de la Biblioteca Virtual son facilitados por la plataforma estadounidense CommoLit, la cual tiene un amplio recorrido en el fomento de la lectura para niños.

Melissa Arias, de la Asociación Amigos del Aprendizaje, explicó a UNIVERSIDAD que la Biblioteca Virtual fue creada pensando tanto en el estudiante como en los profesores. Es decir, que si algún lector quiere ir a explorar por su cuenta las historias, los artículos, las minibiografías y los poemas, el espacio está diseñado para que pueda hacerlo y ahondar en la comprensión del texto.

De igual forma, es un lugar idóneo para que los educadores lo aprovechen, dado que el trabajo de guía de lectura ya está definido y solo tendrían que concentrarse en orientar a sus alumnos con base en la lectura propuesta.

“Todo se hace a través de guías autónomas. Es una biblioteca enfocada tanto en los estudiantes como en los profesores. Y esto es muy importante, sobre todo en época de pandemia”, explicó Arias.

Textos de ganadores de distintas ediciones de Mi cuento fantástico forman parte de la colección de la Biblioteca. Joel Daniel Jiménez y Emily Francini Loría resultaron premiados en 2019. (Foto: cortesía de ADA).

La estrategia se estructuró con la idea de que la página pueda ayudar en el aprendizaje desde casa, máxime en estos tiempos en que los niños reciben su formación por medio de educación a distancia, debido a las consecuencias que vive el país por los efectos del coronavirus.

Para lograr el objetivo de tener la Biblioteca Virtual en funciones, Arias destacó el gran esfuerzo que le supuso a especialistas y técnicos el tener que acelerar el lanzamiento de la plataforma, con el fin de apoyar la educación de los estudiantes en una coyuntura tan complicada como la presente.

“Decidimos acelerar la creación de la biblioteca y en dos meses se lograron subir más de cien textos”, aseveró.

El material procede, entonces, de Mi cuento fantástico y de CommonLit, que posee una amplia experiencia en el fomento de la lectura guiada en Estados Unidos.

CommoLit es una plataforma que se dedica a fomentar la lectura con “textos y actividades” gratuitas con el fin de impulsar una mejor comprensión lectora.

El trabajo de expertos pretende facilitar y agilizar la labor de los educadores en relación con el estudio de la lengua, en especial la comunicación escrita.

En la página web, los gestores destacan que “creemos en el poder transformador de un gran texto y de una buena pregunta. Por eso es que estamos comprometidos con hacer que CommonLit sea gratuito por siempre”.

Arias puntualizó que de la mencionada plataforma no se incluyeron todos los textos que el convenio le permitía a ADA, debido a que en algunos casos era muy importante el contexto de la historia, que en Costa Rica se podría desconocer.

Citó el caso, por ejemplo, de cómo el día de los muertos es un tema de suma relevancia en México, pero que para los costarricenses quizá dicho asunto no reviste gran importancia, sin que ello signifique que culturalmente no sea interesante ahondar en esa fecha.

Respecto de la forma en que se elige qué texto se ubica para los distintos grados, Arias detalló que se hace con base en “criterios de nivelación de lecturas” y que ello “tiene mucha relación con la extensión y sofisticación del vocabulario” que manejan los niños.

Esta selección y la metodología que la rige es clave para que los textos se adecuen a quienes van dirigidos, dado que el propósito mayor es que los ejercicios favorezcan el mejoramiento de la comprensión lectora.

El hecho de que a los educandos se les induzca a una lectura activa, gracias a las preguntas y a las explicaciones del vocabulario que se agregan al final de la historia, hacen que los lectores tengan que interactuar con el texto.

Quien se embarca en la aventura de leer no siempre realiza una lectura activa, lo cual lleva a su vez que el provecho de tal ejercicio se reduzca en un alto porcentaje.

Por el contrario, cuando existen los mecanismos para profundizar en la lectura, en esa lectura lineal y profunda de la que hablaba el crítico Harold Bloom, es cuando autor y lector entrelazan los destinos.

Para quien piense que la lectura es un acto pasivo, bastará con recordarle lo que al respecto le dijera Jorge Luis Borges (JLB) a su colega Mario Vargas Llosa (MVLL) en una entrevista allá por 1981, pero que fue publicada el 13 de junio de 2020 en El País. El autor de Ficciones y Aleph, incluso, tuvo que corregir una primera versión sobre lo que para él representaba leer.

MVLL. Recuerdo una frase suya: “Muchas cosas he leído y pocas he vivido”, que por una parte es muy bonita y por otra parece nostálgica…

JLB. Muy triste.

MVLL. Parece que usted lo deplorara.

JLB. Yo escribí eso cuando tenía treinta años y no me daba cuenta de que leer es una forma de vivir también.

MVLL. Pero, ¿no hay una nostalgia en usted de cosas no hechas por haber dedicado tanto tiempo a la vida puramente intelectual?

JLB. Creo que no. Creo que a la larga uno vive esencialmente todas las cosas y lo importante no son las experiencias, sino lo que uno hace con ellas.

El viejo Borges, que moriría en 1986 en Ginebra, Suiza, lejos de su natal Argentina, la que a la vez le inspiró historias fantásticas con componentes vernáculos, dejaría plasmada una visión de la lectura insuperable:

“Yo sigo jugando a no ser ciego, yo sigo comprando libros, yo sigo llenando mi casa de libros”, escribió en su ensayo El libro.

Tanto fue la dedicación a la lectura, que la puso por encima de la creación poética: “Yo he dedicado una parte de mi vida a las letras, y creo que una forma de felicidad es la lectura; otra forma de felicidad menor es la creación poética, o lo que llamamos creación, que es una mezcla de olvido y recuerdo de lo que hemos leído”, afirmó.

“El día en que la música murió”, de Joely Guzmán, está disponible en la Biblioteca Virtual. (Foto: Ilustración del cuento).

EL GRAN RETO

El VII Informe del Estado de la Educación, publicado en septiembre de 2019, ponía en guardia al país sobre lo que sucedía con la enseñanza del español, tras cinco años de haberse instaurado el nuevo plan de estudios para primaria.

En la página 101 del citado documento, una frase de entonces pintaba el panorama de lo que sucedía con la herramienta esencial para mejorar la comprensión de los textos: “Es claro, entonces, que la lectura no es una actividad cotidiana en las aulas escolares”.

A esa conclusión llegaban los gestores del VII Informe, y entre las razones para que tal situación prevaleciera se daba el hecho de que una parte relevante de los docentes se mostraban reticentes al nuevo plan, que perseguía una enseñanza del castellano menos apegada a la gramática, para darle más espacio a la creatividad y a un contacto más directo del educando con el lenguaje.

Al respecto, es significativa la afirmación de Emilio Alarcos, que citan en La Magia de Escribir José Antonio Marina y María de La Válgoma: “En vez de tanto análisis sintáctico, la escuela debería centrarse en la práctica de la lengua, en leer, hablar, y escribir bajo tutela y corrección. De la carencia de esa enseñanza práctica se deriva la general pobreza en el uso del lenguaje, la falta de claridad, la incapacidad para decir exactamente lo que uno quiere decir”.

Precisamente, los cambios que entraron en vigencia hace cinco años en relación con la enseñanza del español apuntaban en buena parte hacia ello; no obstante, los obstáculos con que se ha topado ese ideal no son al día de hoy menores, como reafirmaba el Informe del Estado de la Educación.

Según dicho estudio, el 45 por ciento de los docentes consideraban irrelevante el nuevo plan de estudios. A tal situación habría que sumarle el hecho de que el 74 por ciento de los maestros consultados veía la lectura como un ejercicio obligatorio.

El arrastre que traía Costa Rica en esta materia, más la poca anuencia para echar a andar el nuevo programa, con un sentido más práctico de la lengua, ha hecho que persistan los problemas de comprensión lectora, que no solo alcanza a los alumnos de primaria y secundaria, sino también a los estudiantes que llegan a las universidades públicas y privadas.

En ese sentido, las palabras expresadas por Isabel Román, Coordinadora de Investigación del Estado de la Educación, para un reportaje publicado anteriormente en UNIVERSIDAD, hacían saltar las alarmas. Según la experta, el 50 por ciento de los niños que alcanzaban el sexto grado de primaria tenían una baja comprensión lectora.

Para combatir dicha situación, comentaba, es imprescindible fomentar nuevas prácticas en el aula, para que la lectura se volviera cotidiana y así ofrecer una mayor y mejor capacitación a los docentes. De ahí la importancia de una capacitación adicional para los educadores de primaria en el campo del español.

“Los docentes que han asistido a los cursos de ADA muestran un comportamiento totalmente distinto a los del resto. Según hemos podido comprobar, son docentes extraordinarios y ellos recibieron una capacitación específica y súper especializada, y tienen unas prácticas de aula buenísimas. Lo que ello demuestra es que sí es posible hacer ese tipo de capacitación, mientras que las capacitaciones del MEP han sido muy generales”.

LA ROSA Y EL PRÍNCIPE

De ahí que la Biblioteca Virtual que ahora propone ADA a través de la página de Mi cuento fantástico sea una herramienta para combatir los rezagos que en lectoescritura tienen los niños costarricenses, a quienes no solo se les debe fomentar la lectura tradicional, sino sobre todo aquella que tiene el valor agregado de buscar comprender lo que intenta decir el texto al entrar en una mayor interacción con él.

En este apartado, el hecho de que cada texto esté en primer término seleccionado para los distintos niveles y el que cuenten con una guía, que sirve tanto cuando se tiene al profesor como orientador, o cuando por iniciativa el alumno lee, hacen que el material cobre una especial vigencia en tiempos de confinamiento.

Ya el hecho de que se haya incluido en la selección un texto de Martí —autor que pese a morir a los 42 años dejó una vasta producción en ensayo, poesía y crónica, y quien lanzó la Edad de Oro, revista de historia destinada a los niños de América Latina— lleva a los pequeños a preguntarse cómo ese hombre menudo, enfermizo y frágil pudo cantarle a la vida y a su Ismaelillo con esa ternura y esa hondura inigualables:

“Para un príncipe enano

Se hace esta fiesta.

Tiene guedejas rubias,

Blandas guedejas;

Por sobre el hombro blanco

Luengas le cuelgan

Estrellas negras:

¡Vuelan, brillan, palpitan,

Relampaguean!

Él para mí es corona,

Almohada, espuela.

Mi mano, que así embrida

Potros y hienas,

Va, mansa y obediente,

Donde él la lleva.”

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments