Teatro Menor debuta con obra ambiciosa de Sanchis Sinisterra

El elenco de la obra teatral “Sangre lunar”, cuando ensayaba en el Teatro 1887. (Foto: Leonardo Chaves, de “Cuerdafloja”)La obra trata sobre una mujer

El elenco de la obra teatral “Sangre lunar”, cuando ensayaba en el Teatro 1887. (Foto: Leonardo Chaves, de “Cuerdafloja”)

La obra trata sobre una mujer que resulta embarazada luego de permanecer en estado de coma durante 10 años en una clínica privada.

En el Teatro 1887 (CENAC), desde atrás, se ven las butacas vacías y al fondo un escenario cubierto de negro, con pocos elementos: una silla de ruedas, algunos plásticos que caen del cielorraso como ventanales y, hacia el centro, una camilla sobre la cual descansa el personaje eje de la obra que se estrenará el 11 de julio: “Sangre lunar”.

Dicho montaje es una iniciativa del grupo Teatro Menor, que hará su debut en la escena teatral costarricense.

La obra fue escrita por el importante dramaturgo español, José Sanchis Sinisterra, y su representación en Costa Rica será, además, el estreno en América.

 

Es el primer montaje del texto que se hace en la región. “Sanchis está muy contento. Ha tenido comunicación con nosotros, ha estado pendiente del montaje y nos ha deseado lo mejor”, contó Viviana Porras, directora y fundadora de Teatro Menor.

 

El nuevo grupo nace como una iniciativa de Porras, para hacer teatro desde una tendencia en particular, donde lo menos puede poner frente al espectador un mundo y una serie de interrogantes que le hará reflexionar.

“Parto de una tendencia en el teatro que no es nueva; todo el siglo pasado se ha dado, desde dramaturgos como Grotowski que hablaba de un ‘teatro pobre’ o como Samuel Beckett, que usaba menos y menos en cada una de sus obras. Se trata de cómo encontrar eso menor en el teatro”, dijo la directora.

También, surge de la necesidad de Porras de hacer teatro: “exponer un poco lo que me gusta; lo que siento es un deber del arte: ir más allá del entretenimiento, el teatro como una herramienta de transformación social”, agregó Porras.

“SANGRE LUNAR”, UNA OBRA FRAGMENTADA

La trama ya de por sí es provocativa: una mujer cae en un estado de coma, en el cual permanece por diez años bajo los cuidados de una clínica privada. Un elemento le da un giro: queda embarazada. Las múltiples interrogantes y la acción dramática empieza seguir su curso gracias a unos personajes que se cuestionan sobre una posible violación; ¿quién lo hizo?, ¿cómo sucedió?, ¿interrumpir o no el embarazo?, ¿qué preferirá ella?

Además, es una obra —tanto dramatúrgicamente, como en escena— que rompe con muchos esquemas del teatro tradicional; por ejemplo, la caracteriza su fragmentación de tiempo y espacio. “Son textos que te lleva a distintos espacios, no solo temporales (pasado, futuro y presente), sino otros absolutamente disimiles, oníricos, incluso inverosímiles”, explicó  Fernando Rodríguez, director de la obra.

Detalló que esta fragmentación representa un reto interesante tanto para los directores como para los actores, que deben trabajar con una serie de ejercicios de acercamiento, para acostumbrarse a códigos nuevos y poder trasmitirlos al espectador.

Los actores son esenciales, sin ellos no hay teatro. Pero, en esta ocasión, juegan un papel aún más vital: su interpretación es importante para la asimilación del espectador.

“Es una obra que, para el espectador, para el director y para los actores, significa un reto”, dijo Arabella Salaverry, actriz que interpreta el papel de Estela, la madre del personaje en coma. La actriz señaló que ante este reto y estructura tan provocativa, “hemos tenido un apoyo muy importante de la dirección. Ha sido un trabajo en conjunto; el director ha eliminado los obstáculos y hecho el proceso más enriquecedor para uno como actor”.

Respecto al elemento escénico, su diseño permite trasmitir con claridad la fragmentación espacio-tiempo, pues está cubierto de negro para generar una sensación de ausencia del espacio, para que el espectador pueda interpretarlos a su manera. Además, hay unos plásticos que crean la sensación en el espectador de estar mirando a través de unos cristales, como voyeristas que espían una realidad.

Tanto los directores como el elenco en general hicieron ver que es un honor llevar a escena una obra de un dramaturgo tan representativo, como lo es Sanchis.

Otros Artículos

Para los escépticos que no avizoraban signos de un movimiento social con fuerza y capacidad contestataria y propositiva en este país –y debo confesar

Ronald Solís: es imprescindible desarrollar el hábito del diálogo que pase a la negociación y culmine en acuerdos políticos (Foto: Fabián Hernández)El exdiputado, profesional

El jugador del equipo de fútbol de la UCR anotó el gol del triunfo sobre Liga Deportiva Alajuelense 2-1, el domingo pasado en el

En procura de una mayor objetividad en la información, aclaramos, por respeto a los estimables lectores del  “Semanario Universidad”,    las imprecisiones que se desprenden

Es una nueva cultura, una nueva forma de comunicarse, todos la usamos, unos más que otros, pero los conectados están chiflando a la gente;

María en tierra de nadie se proyectará los días 10 y 13 de julio en el Lado V de TEOR/éTica.Este miércoles 10 y sábado

       La Contraloría General de la República (CGR) dejó sin sanción errores del Conavi que implicaron sobrepagos de contratistas por un

Representantes de distintos sectores sociales pidieron “no olvidar a Parmenio Medina,  ni las razones por las que murió”. (Foto: Yanory Obando)En medio de consignas