Cultura

Por una cultura para salvar los arrecifes y los corales de Puerto Viejo

Instalación en la MADC bucea en el paisaje marino para mostrar las perlas que se encuentran en el mar de esta región limonense  

El compromiso por recuperar los corales y los arrecifes de Puerto Viejo llevó a Elia Arce y al grupo Embajadores del Mar a trabajar en conjunto para presentar la instalación “Cuerpos de agua”, basada en dos videos que explican el esfuerzo por darle a ese fondo marino el cuidado y la preservación que requiere.

Desde el miércoles 21 de abril y hasta el 19 de junio los interesados pueden apreciar la muestra en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC), la cual tiene como protagonistas a cuatro jóvenes que participan de lleno en el video y en la vida real en procura de darle una nueva lectura a los arrecifes de coral de la citada zona.

La artista Elia Arce junto con cuatro jóvenes de Puerto Viejo (tres de ellas en la foto) participan de Cuerpos de Agua. (Foto: Embajadores y Embajadoras del Mar).

La propuesta forma parte de los Fondos Artísticos impulsados por el MADC, el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el International Institute for Sustainable Development (IISD) y la Dirección de Cambio Climático (DCC).

Entre las propuestas seleccionadas para la temporada en funciones se encuentran Trazando vínculos de Carlos Fernández; El reino vegetal, plantas y humanos después del antropoceno, de Christian Wedel; Nuevas faunas. Exploración ficcional de la resiliencia ecológica y la capacidad adaptativa frente a la perturbación humana, de Johathan Torres; + 1 °C, de Esteban Hidalgo; El bosque ya no está ahí, Sara Mata; El abrazo, de Rosella Matamoros; y Marea roja, de Óscar Ruiz.

Para María Suárez, de Embajadores del Mar, la instalación permite dar a conocer la importancia que tienen los corales y los arrecifes en Puerto Viejo, zona donde se creía que aquellos estaban muertos.

En un ejercicio que hizo Arce con sus jóvenes buceadoras a las que puso a imaginar qué les decían los corales y los arrecifes. La respuesta de una de ellas, a juicio de Suárez, resume a la perfección el sentimiento entre lo que busca la instalación y la percepción que tuvo la participante.

La instalación estará en el MADC hasta el 19 de junio. (Foto: Embajadores del Mar).

“Me está diciendo que no puede respirar porque no tiene oxígeno. Que no puede ver, porque no tiene luz. Que no puede escuchar de tanto ruido que hay”.

Suárez cree que los corales y arrecifes deben sentir la presencia humana como parte de una interacción, de la cual perciban que se está ahí porque hay una vocación para “salvarnos juntos”.

Gracias a que en los últimos años se ha impulsado el buceo con el propósito de rescatar los corales y los arrecifes, y de contribuir a limpiar parte de la enorme contaminación que recibe el mar en esta parte del país, los resultados ya están a la vista, destacó Suárez.

Ana María Arenas, Anumi Sassaroli, Maiten Moore y Salim Vásquez son las cuatro buceadoras que entran al mar para limpiar, rescatar y proteger a los corales y arrecifes, y que participan de la instalación como un proyecto para dar a conocer la importancia de proteger a dicho recurso marino.

Las participantes tienen un promedio de edad de 14 años y debido a que aprendieron el buceo con fines positivos, han desplegado el esfuerzo de unir arte y naturaleza con el anhelo de que se fomente una cultura de conservación.

La basura, los químicos utilizados por las compañías bananeras, el cambio climático, la erosión y las aguas contaminadas son factores que afectan la cultura de conservación de los corales y  arrecifes.

Por tal motivo, estos aspectos quedan evidenciados en la instalación coordinada por Arce, que forma parte de un proyecto sobre cambio climático, residencia artística y arte contemporáneo.

Ana María Arenas es una de las buceadoras que aparecen en Cuerpos de Agua, que puede apreciarse en el MADC. (Foto: Embajadores y Embajadoras del Mar).

Suárez relató a UNIVERSIDAD que impresiona ver a las cuatro jóvenes ingresar al mar con sus trajes para protegerse de los factores que afectan a los arrecifes, como los químicos que produce la compañía bananera.

En la región existe, también, una iniciativa para que se cree una planta de tratamiento de las aguas residuales que son un grave problema para la conservación de los mencionados espacios.

Mientras dicha planta se construye, lo que hacen los jóvenes que se integran en el Centro Comunitario de Buceo de Puerto Viejo es aprender a bucear, prepararse y asumir el reto de limpiar y conservar los arrecifes y los corales.

MÁS ALLÁ DEL MADC

Para Suárez es de gran relevancia que la instalación no solo se pueda apreciar en el MACD, sino que ya hacen gestiones para que en Puerto Viejo y otros lugares cercanos pueda observarse, con el fin de fomentar esa cultura entre los pobladores.

Muchas veces, considera Suárez, al costarricense le hace falta incorporar esa cultura del mar, de lo que significa y representa para un país pequeño como este.

Para la impulsora de Embajadores y Embajadoras del Mar, incluso, a veces, ni los propios pobladores de zonas marítimas tienen la conciencia de la relevancia de conservar los fondos marinos.

La instalación tiene, entre otros objetivos, fomentar la cultura por la conservación de los arrecifes y corales de Puerto Viejo. (Foto: Embajadores y Embajadoras del Mar).

Parte de los esfuerzos enormes que han realizado en los últimos años, agrega Suárez, pasa por el combate del pez león, el cual es una especie que era necesario eliminar para no afectar al resto del ecosistema.

Gracias a que el Centro Comunitario de Buceo Embajadores y Embajadoras del Mar ha preparado a muchos jóvenes, a 67 en total, para que contribuyan a preservar los arrecifes y los corales, han podido desplegar esa labor.

Parte de los incentivos que reciben los jóvenes de la región es que mediante becas los están enviando a Florida, Estados Unidos, donde se preparan en el campo de buceo con el fin de que a su regreso contribuyan con el progreso de la zona.

“Los corales están vivos. Ahí abajo hay caballitos de mar y más de 17 tipos de corales. Hemos combatido al pez león, que es una especie invasora. Y todas las semanas limpiamos los corales de los plásticos que llegan”.

Incluso una de las ideas para fomentar la necesidad de cuidar los corales y que esa cultura se extienda, en especial entre los jóvenes de Puerto Viejo, es que los becados aprendan a “sembrar corales”.

Para observar los corales, recordó Suárez, no es necesario practicar un buceo de grandes profundidades, porque se pueden encontrar a cinco metros en el mar. No obstante, para disfrutar de su majestuosidad y de lo que significan las personas, sí tienen que saber bucear y utilizar el equipo adecuado.

Puerto Viejo es una zona con una gran vocación turística y Suárez cree que si los corales y los arrecifes se conservan y se mejoran pueden contribuir fuertemente al desarrollo de la región.

Salim Vásquez forma parte del grupo de buceadoras que contribuyen al cuidado de los arrecifes y corales y que interviene en Cuerpos de Agua. (Foto; Embajadores y Embajadoras del Mar).

El hecho de que la instalación ubicada en el MADC pueda ser objeto de observación para quienes les interesa ese cruce entre arte y naturaleza, es un punto a favor de la necesidad de incentivar esa cultura del mar y de la conservación.

Los arrecifes y corales, sin embargo, no solo cumplen esa función de enriquecer el paisaje marino, sino que en criterio de Suárez, ante los cambios que se han dado por las modificaciones climáticas, también contribuyen a impedir el avance del mar en Puerto Viejo, al servir como una especie de muros de contención.

De forma tal, que entre la conservación y la variedad marina se da una simbiosis que hace que el destacar desde el punto de vista cultural esta mirada, facilite el abrir un paréntesis a favor de la naturaleza que se expresa con sus muchos misterios.

Además de la instalación, y gracias al aporte del Centro Comunitario de Buceo Embajadores y Embajadoras del Mar, Suárez destacó que han hecho una serie de descubrimientos desde el punto de vista arqueológico, los cuales en un futuro cercano tendrán repercusiones sobre la presencia de lo africano en Puerto Viejo y el resto de la provincia de Limón.

Esa visión cultural e histórica, a través de la arqueología, es otra de las aristas que han ido impulsando, puesto que aprender a bucear ya no era un asunto solo para los turistas, sino sobre todo para los pobladores y entre ellos los jóvenes.

La belleza de Puerto Viejo que hechiza a los visitantes, incluida Suárez, que llegó hace dos décadas y se quedó prendada para siempre del lugar, ahora se potencia con un buceo que tiene como misión primordial la conservación del recurso marino.

Con Cuerpos de agua Arce y sus cuatro buceadoras apuestan por una cruzada en pro de los arrecifes y corales, y por fomentar una cultura del mar que trascienda la anécdota y la instalación que actualmente se puede disfrutar en el MADC.

 

Ir al contenido