Cultura

Poeta costarricense radicado en Texas gana concurso de poesía en México

David Cruz con 39 años de edad recibirá el Premio Manuel Acuña durante la realización de la Feria Internacional del Libro de Coahuila en septiembre de 2021. Cruz también recibió los galardones del Premio Joven Creación en 2004  y el Mesoamericano de Poesía Luis Cardoza y Aragón.

El poeta costarricense David Cruz, quien reside en Texas, Estados Unidos, ganó el premio de poesía Manuel Acuña con la obra Lazarus, entre 30 trabajos finalistas procedentes de diferentes partes de América Latina, y que tiene como reconocimiento monetario la suma de $50.000 (¢30, 8 millones).

La Secretaría de Cultura del municipio de Coahuila, quien es la encargada de realizar el concurso, le confirmó a UNIVERSIDAD que en efecto el premio es en dólares estadounidenses.

Con Natación nocturna, Cruz ganó el Joven Creación de la Editorial Costa Rica en 2004.

Tras el anuncio hecho por la Secretaría, el pasado 20 de mayo, Cruz explicó que la obra inédita podría dividirse en dos partes: una que abarca al pasado, y que se enlaza más con la tradición poética, y otra que mira al presente.

Se le solicitó a la citada Secretaría de Coahuila la posibilidad de conocer la obra o parte de la obra para tener un mayor criterio y trasladarlo a los lectores, no obstante, respondió que esa opción no era viable en la actualidad.

En Costa Rica, Cruz prácticamente es desconocido, con la excepción de algún círculo literario reducido que puede tener referencias de su trayectoria como poeta.

“Me siento como un poeta de Costa Rica, con todos los problemas que tiene nuestro país. Se hace muy buena poesía en Costa Rica, es una lástima que no se conozca, que no salga”, David Cruz.

De acuerdo con la información facilitada por el ente organizador del concurso, Cruz ganó el Premio Joven Creación en 2004  de la Editorial Costa Rica con el poemario Natación nocturna, así como el Mesoamericano de Poesía Luis Cardoza y Aragón.

En el programa digital Compañías Limitadas, del ecuatoriano Xavier Orquendo Troncoso, Cruz expresó que como influencias literarias podía citar, entre otros muchos, a Federico García Lorca, Gloria Fuertes y Gabriel Celaya.

El poeta cursa en el presente una maestría en escritura creativa en la Universidad de Texas. Anteriormente, en una de sus etapas radicó en Miramar de Puntarenas, donde hizo el bachillerato.

“En ese momento uno es como una esponja. Yo leía todo lo que me caía, ahí uno va formándose un criterio. Creo que uno empieza primero tratando de calcar y después encuentra voz propia” reconoció al periódico El Siglo de México.

En su ámbito laboral,  Cruz ha trabajado como publicista, por lo que este premio es un aliciente para continuar por la vertiente de la creación en la que tanto cuesta transitar por las vicisitudes económicas a que se exponen los escritores.

Su ligamen con Costa Rica tiene relación, sobre todo, con la infancia y la juventud, no obstante, Cruz reconoció que se siente unido con el país.

“Me siento como un poeta de Costa Rica, con todos los problemas que tiene nuestro país. Se hace muy buena poesía en Costa Rica, es una lástima que no se conozca, que no salga. Me parece que merece mucho más visibilidad. Somos un país muy pequeño y entiendo lo diminuto que es en relación con la lengua. Somos cinco millones de costarricenses y no quiero saber cuántos escriben poesía, ni cuántos leen, que deben ser prácticamente los mismos; los que escriben y los que leen”.

La poesía de Lazarus se inscribe dentro de un lenguaje “posmoderno y experimental”, según las palabras de Cruz, quien llevaba mucho rato trabajando en el libro que al final le fue premiado por la Secretaría de Cultura de Coahuila, cuyo jurado estuvo integrado por el editor chileno Vicente Undurraga, la poeta mexicana María Baranda y la poeta argentina María Negroni.

“Dimos por ganadora la obra Lazarus, firmada bajo el pseudónimo de Alice Rahon por la construcción de una voz inteligente y sólida que le permite establecer un diálogo fructífero y productivo con la tradición literaria, dejando espacio para las variaciones de la belleza. La obra tiene una coherencia en su propia invención y crea una notable dualidad entre pasado y presente, así como un permanente cuestionamiento al lenguaje mismo”.

De acuerdo con Cruz, el libro premiado tuvo el suficiente reposo, y a lo largo de cinco años le hizo correcciones sobre todo de tipo estructural.

CEREMONIA

Cruz, de 39 años, recibirá el Premio Manuel Acuña durante la realización de la Feria Internacional del Libro de Coahuila, programada del 16 al 26 de septiembre de 2021, fecha en que también está convocado el poeta español Antonio Gamoneda, quien ganó en la categoría de Trayectoria.

La realización de la feria estará sujeta a la situación de la pandemia que afecta al mundo y que en su momento azotó fuertemente a México, donde se han registrado más de 100.000 muertes.

Coahuila es un estado ubicado al noreste de México y es el tercero más grande del país en cuanto a extensión territorial se refiere, con 151.563 kilómetros cuadrados. Solo le superan Chihuahua y Sonora.

La Secretaría de Cultura de Coahuila, cuya capital es Saltillo, lleva ya ocho ediciones del premio Manuel Acuña. No obstante, por la pandemia, en adelante será congelado hasta determinar qué pasará con la actual situación que vive el mundo y el Estado.

En relación con el nombre que lleva el galardón, Manuel Acuña Narro nació en Saltillo el 27 de agosto de 1849 y falleció en Ciudad de México el 6 de diciembre de 1873.

Acuña se trasladó a Ciudad de México con el fin de estudiar medicina, pero su carrera se quedó truncada cuando decidió poner fin a su vida.

La leyenda, extendida ampliamente en México, es que uno de los motivos de su fatal decisión tuvo relación con el total enamoramiento que sufrió el poeta al conocer a Rosario de la Peña y Llerena, quien por su belleza física y su enorme capacidad intelectual era una de las joyas de la corona de la ciudad.

Se dice, incluso, que poetas como el propio José Martí, quien siempre tuvo una sólida relación con México, y Manuel María Flores, pretendieron a De la Peña y Llerena.

El nombre del premio, por lo tanto, que ganó Cruz, busca honrar la memoria del poeta coahuilense, quien pese a su corta edad, 24 años, dejó una obra dispersa en periódicos, que ha sido valorada con el paso del tiempo.

Ir al contenido