Parque Próspero Fernández recibirá Monumento al Agricultor

El Monumento al Agricultor sigue mutilado a la espera de que se decidan aspectos técnicos de su restauración. (Foto: Katya Alvarado)A pesar de que

El Monumento al Agricultor sigue mutilado a la espera de que se decidan aspectos técnicos de su restauración. (Foto: Katya Alvarado)

A pesar de que la restauración del Monumento al Agricultor apenas está en proceso de licitación, el debate en torno a dónde se ubicaría la obra una vez recuperada se cerró este 29 de mayo, con la propuesta de la Municipalidad de Alajuela, de acondicionar el Parque Próspero Fernández para darle grandeza y esplendor a la obra de Francisco Paco Zúñiga.

Ricardo Alfieri, director del Museo de Arte Costarricense, adelantó a UNIVERSIDAD que en una visita realizada al Parque Próspero Fernández, que está frente al cementerio de Alajuela, se constató en el sitio que con los arreglos que se le harán el monumento dispondrá de la seguridad y condiciones necesarias para que se produzca el ansiado retorno a Alajuela.

La escultura en bronce, realizada por Paco Zúñiga, fue trasladada en diciembre de 2011 al Jardín de Esculturas del Museo, con el fin de ser restaurada, luego de que el monumento fue retirado de la Plaza del Agricultor, contiguo al Aeropuerto Juan Santamaría.

Así quedará el Parque Próspero Fernández, donde ubicarán la escultura de Paco Zúñiga.

En los últimos días se había desatado una polémica, que tuvo sus repercusiones en la prensa comercial, de si la escultura debía regresar a Alajuela, tal y como estaba acordado entre el Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) y el ayuntamiento, o debía abrirse un debate público para buscarle un espacio a la obra de Zúñiga.

“Hemos hecho una visita al parque que está frente al cementerio de Alajuela, el Próspero Fernández, y las mejoras que se le harán son para realzar el Monumento al Agricultor”, dijo Alfieri.

El funcionario precisó que en una visita al sitio, en compañía de representantes del municipio alajuelense, constataron que es un lugar apropiado y seguro para el Monumento, que durante años estuvo prácticamente abandonado, lo que desembocó en que fuera destruido parcialmente.

El municipio tiene previsto invertir ¢ 100 millones en la restauración del Próspero Fernández y una vez que este proceso haya concluido, el monumento retornará a la provincia de Alajuela.

“Quiero dejar claro que no hay ninguna duda de que el Monumento al Agricultor regresará a Alajuela; lo que se exigirá por parte del museo y del MCJ es que sea ubicado en un lugar que reúna las condiciones de seguridad e idóneas para su conservación”.

Fabián González, arquitecto de la municipalidad de Alajuela, confirmó que el Próspero Fernández recibirá la inversión de ¢ 100 millones, más ¢ 10 millones que se destinarán a su entorno.

El objetivo, informó, es que la escultura de Zúñiga pase a ser el centro de atracción del parque y para tales efectos reubicarán otras esculturas que en la actualidad están en el sitio.

“El Próspero Fernández será restaurado en su totalidad y todo estará al servicio del Monumento al Agricultor, porque para nosotros la recuperación de la escultura es fundamental”, enfatizó.

González agregó que incluso le ofrecieron al Museo de Arte Costarricense poner el dinero para la restauración de la escultura. “Le dijimos a don Ricardo Alfieri que en 15 días nos diga si necesitan el dinero para la restauración, porque lo podemos incluir en un presupuesto extraordinario”.

 

¿QUÉ SE HA HECHO?

El Monumento al Agricultor permanece en el Jardín de Esculturas desde diciembre del 2011 y, en este período, solo ha recibido el mantenimiento de rigor, sin que se haya avanzado en la restauración de la obra.

Alfieri aclaró que durante este tiempo se han dedicado a investigar la mejor manera de hacer la intervención de la obra de Paco Zúñiga.

En ese sentido, detalló que trajeron al experto cubano Héctor González, especialista en restauraciones, para que hiciera un análisis de la escultura.

Una de las conclusiones a las que se llegó, con el criterio de González y el aporte de otros conocedores del tema, es que el monumento sí debe de ser restaurado, contrario a lo que planteaba una corriente que sostenía que debía de mantenerse tal y como está, es decir, con la mutilación del brazo y un dedo.

Los partidarios de esta segunda opción aducían, expresó Alfieri, que el conservar el monumento en esas condiciones refleja el entorno y las situaciones en que estuvo ubicada la obra.

Tras varias deliberaciones se llegó a la conclusión de que sí procede la restauración, pero esta hará evidente que el brazo y el dedo son nuevos agregados a la pieza.

Según Alfieri, lo que se persigue es en un principio respetar el planteamiento original del autor y a la vez dejar claro que el monumento fue objeto de destrucción, una vez que estuvo expuesto.

También, la base del monumento debe ser retocada, debido a que se ha visto afectada  con el paso del tiempo. “El trabajo no solo consiste en la restauración del bronce, sino que también se debe mejorar su base y la semilla de café que va atrás”, puntualizó Alfieri.

Paco Zúñiga, creador del Monumento al Agricultor, está considerado como el principal escultor del país, a pesar de que gran parte de su obra la realizó en México, donde se le reconoció su gran labor artística. De modo que la escultura no solo tiene en sí un valor simbólico y de representación del agricultor nacional, sino que lleva la firma de uno de sus más grandes creadores.

Zúñiga (1921-1998) era partidario de la escultura con grandes dimensiones, como la que representa al agricultor. En una de sus famosas frases había sostenido: “El público necesita grandes dimensiones para impresionarse”.

El conjunto escultórico ─conformado por el agricultor, la mujer, el niño y la semilla─ fue tallado en 1974 y además de las partes mutiladas, fue manchado con pintura.

Aparte de dicho monumento, los costarricenses pueden disfrutar de seis esculturas públicas de Zúñiga, que se ubican en diferentes lugares de la capital: en el vestíbulo del Instituto Nacional de Seguros (“La familia”); en el Centro Nacional de la Cultura (“Evelia con batón”); en la Plaza de las Garantías Sociales (“Monumento a Calderón Guardia”); en el Edificio de Correos (“Yalalteca”) y en el Hospital de la Mujer (“La maternidad”).

TIEMPO DE RESTAURACIÓN

Después de más un año de permanecer en el Jardín de Esculturas del Museo de Arte, todavía no se ha sacado a licitación el concurso para que se restaure el Monumento al Agricultor. Esto dio pie a afirmaciones y “contrainformaciones” de qué pasaría con la obra, lo que obligó en su oportunidad al museo a hacer sus respectivas aclaraciones.

Alfieri confirmó a este medio que el cartel de licitación está prácticamente listo y que estiman que la restauración tendrá un valor de ¢ 40 millones.

Con base en lo anterior, se estima que el retorno del Monumento al Agricultor a Alajuela será dentro de un año, dado que los trabajos en el Parque Próspero Fernández deben de efectuarse antes de que la obra sea trasladada a su sitio definitivo.

Otros Artículos

Universitarios de distintas carreras entregaron a representantes del rector un documento con las razones de su rechazo al préstamo con el Banco Mundial y

La puesta en escena “En partes” se inspira en un texto de la escritora costarricense Carmen Naranjo.El  aniversario número 40 de la Universidad Nacional

Se cree que la política fiscal es un asunto económico pero la experiencia en cualquier país del mundo evidencia que es sobre todo un

Mejor apoyo técnico y formación de ingenieros en carreteras es una de las propuestas del Grupo Consenso para el rescate de la red vial.

La visita a Costa Rica del presidente de China, Xi Jinping, dejó un saldo de donaciones y negocios por más de $1.500 millones, una

La Sala Constitucional declaró con lugar un recurso de amparo en contra del Ministerio de Salud y el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados

La audiencia generó gran expectativa y afluencia de público. (Foto: Katya Alvarado)“Desde los once años de edad he sufrido atropellos por ser mapuche”, fueron

Llegar a alcanzar 30 años de estar siempre juntos, o 70 como mis abuelos, o casi 50 como mis padres, hasta que la enfermedad