Cultura

Nueva exposición que vincula esfuerzos de dos universidades explora la estética de la distopía tecnológica neoliberal.

Cinco coreografías muestran el cuerpo de las mujeres como fuente de conocimientos, lugar de resistencia y espacio de placer o castigo