Cultura

Mujeres jubiladas reciben homenaje por labor en la Universidad de Costa Rica

La Escuela de Estudios Generales realizó un homenaje a 29 mujeres universitarias, para reconocer con cariño y sororidad su trayectoria destacada en distintas áreas del quehacer académico.

Iluminar a mujeres que iluminaron con su trabajo, dedicación, pensamiento y buenas acciones la construcción de una Universidad de Costa Rica (UCR) con rasgos democráticos, vocación de servicio, y una visión política y éticamente comprometida; esta fue la intención con que Estudios Generales rindió homenaje a 29 mujeres universitarias jubiladas en representación de todas aquellas que forman parte de la comunidad académica.

El homenaje responde a la necesidad de visibilizar a las mujeres universitarias en el marco de la celebración del Congreso del Bicentenario, que organizó Estudios Generales del 27 de setiembre al 1 de octubre pasados.

La actividad de clausura dedicada al grupo de mujeres académicas se llevó a cabo el viernes 1 de octubre por la tarde en la Sala Magna de la UCR y fue propuesta por Macarena Barahona Riera, Ileana D’Alolio Sánchez, Carolina Mora Chinchilla, Gabriela Ragel Díaz y Flor Solano Montenegro, integrantes de la comisión del Congreso.

“Decidimos dar un reconocimiento a mujeres destacadas de la universidad, pensionadas y por áreas, pensando en un gesto cordial de respeto y admiración”, expresó Barahona sobre el fin de la actividad.

Barahona agregó que aún cuando es un signo sencillo tiene gran valor por la importancia de destacar los aportes académicos, científicos, investigativos y políticos de las mujeres, que sobresalieron como universitarias comprometidas, innovadoras y precursoras.

El reconocimiento desea saldar simbólicamente la necesidad de convocar la presencia de las mujeres en las actividades de celebración del Bicentenario, que ha sido escasa. “Somos la mitad de la población costarricense y las políticas institucionales no nos han dado el lugar que merecemos”, concluyó Barahona.

Yamileth González. Doctora en Historia, Profesora Catedrática de la Escuela de Historia, y primera mujer en ocupar la Rectoría de la UCR, en dos períodos consecutivos: del 2004 al 2012.

“Yo fungí como la primera vicerrectora de investigación y la primera rectora de la Universidad de Costa Rica. Eso significó ir rompiendo dos paradigmas: el de género y el de área disciplinaria, que algunas mujeres también alcanzaron después. Yo espero que con la rectoría ocurra algo semejante, ya que muchas mujeres tienen méritos de sobra y conocimiento, esfuerzo y dedicación para asumir el más alto puesto de la UCR.

En la actualidad vivo una etapa diferente en que disfruto de la vida, la familia y la naturaleza, pero me siento siempre universitaria. Otra faceta de mi interés es la relacionada con el grupo Mujeres por Costa Rica, un colectivo en que abordamos la realidad nacional desde perspectivas disciplinarias distintas, siempre procurando incidir con ese signo con que nos marcó la universidad de buscar el bienestar colectivo”.

Marielos Giralt. Doctora en Filosofía, Primera Secretaria del Sindicato de Empleados de la UCR, Integrante del Consejo Universitario, del cual fue su directora, 1989-1993.

“Con este homenaje, la Universidad con su visión humanista rescata no solamente a las personas que están dando todo lo mejor de sí mismas actualmente, sino a las que tratamos de dar todo lo mejor en el pasado. También rescata en el marco del Bicentenario la figura de Pancha Carrasco, de la cual todas somos herederas, y saca del silencio a mujeres que en este momento somos adultas mayores y que entregamos nuestra alma, vida y corazón a nuestra institución.

Mi labor universitaria fue realizada tanto bajo un compromiso académico con mis estudiantes, como un compromiso social cuando fui la secretaria general del Sindeu, y estuve al servicio de la comunidad universitaria en sus derechos laborales. También fui miembro y directora del Consejo Universitario; en ese momento parte de mi compromiso fue no trabajar verticalmente, dándome a la tarea de tener un vínculo directo con cada una de las unidades académicas, con cada profesor y profesora. Fui profesora en Estudios Generales y en la Escuela de Filosofía; en esta última mi docencia estuvo vinculada con la ética, la moral, los valores, la ética profesional y la lucha contra la corrupción.

Flérida Hernández. Ingeniera Agrónoma y con una Maestría en Estadística y Cálculo. Primera profesora mujer de la Facultad de Agronomía, en 1966.

“Con el homenaje se resaltó la importancia de la mujer en el desarrollo del país y en el marco de la celebración del Bicentenario, pues no se ha visibilizado el aporte de las mujeres en nuestra historia republicana y si se hurga un poco hay muchas mujeres como Pancha Carrasco que contribuyeron con el ser costarricense.

Yo fui la segunda mujer en graduarme como ingeniera agrónoma y trabajé en el Ministerio de Agricultura; luego renuncié para estudiar con una beca de la Fundación Rockefeller. Entrar a agronomía fue todo un reto. Los muchachos estudiantes —porque era una carrera solo para hombres— no estaban contentos y durante seis meses no hubo comunicación entre ellos y yo. Cuando Fabio Baudrit se dio cuenta de eso, llamó a una asamblea en que entraron solo los hombres y los regañó; entonces, nos empezaron a considerar compañeras. El arma más grande que tuvimos las tres mujeres que estudiábamos en esa época fue el ser las mejores estudiantes para adquirir respeto de parte de los hombres.

Me pensioné en 1990 y estoy dedicada a las plantas de la casa, a leer y estudiar, mediante Zoom, cursos del PIAM”.

Maud Curling. Doctora en Lengua y Literatura alemana y profesora catedrática.

“Cuando uno hace las cosas no las hace esperando reconocimiento pero si llega es como bálsamo para el alma.

Yo estudié en la UCR en la Escuela de Lenguas Modernas y en la Facultad de Educación. Mi primer campo profesional fue la docencia del inglés en la UCR; luego obtuve una beca del gobierno alemán y pasé ocho años en Alemania, donde hice mi doctorado en Lengua y Literatura alemana.

Edité el libro Merecer la vida, publicado por la Editorial de la UCR, que contiene 28 cartas escritas por personalidades del país y otras personas desconocidas a nivel nacional pero muy trabajadoras y reconocidas en la comunidad donde viven o vivían. Las cartas van dirigidas a hijos, nietos o futuras generaciones. Con el libro recorrí colegios. En una visita a un colegio un estudiante me dijo que también tenían algo que decir, y le tomé la palabra. Entonces publiqué el segundo libro Voz de los jóvenes, con la misma editorial, en el que estudiantes participaron con 89 cartas dirigidas a adultos.

También publiqué dos libros titulados Saber y hacer, sobre temas de superación personal a partir de cursos impartidos por mí; y el libro La canasta básica con temática bíblica a raíz de cursos sobre la Biblia”.

Estrellita Cartín Vda. de Guier. Primera mujer en la historia de la Academia Costarricense de la Lengua que ha ejercido el cargo de presidenta. Es filóloga y lingüista y profesora de la Escuela de Estudios Generales.

“Yo estudié filología en la Escuela de Filosofía y Letras donde obtuve el título de Licenciada en filología, lingüística y literatura. Luego me fui a Europa y estudié en la Universidad de Florencia, Italia, y en la Universidad Complutense de Madrid, donde fui discípula de Dámaso Alonso y conocí a Ramón Menéndez Pidal. Hice cursos de verano en la Soborna de París. Fui profesora en el Colegio Nuestra Señora de Sion durante 16 años y posteriormente di clases 21 años en la Escuela de Estudios Generales. Ahí fui primero subdirectora y después directora.

También formé parte de la Academia Costarricense de la Lengua y sucedí a Alberto Cañas en la presidencia, de la cual estuve al frente durante dos periodos. En ese puesto estructuré la Academia, logramos que tuviera una sede y que se ubicara en el Antiguo Banco Anglo en San José centro.

En la actualidad sigo asistiendo y colaborando con la Academia porque la institución me concedió el título de presidenta honoraria. A los 92 años estoy muy activa, dándole gracias a Dios de llegar a esta edad y poder razonar”.

Ir al contenido