“Los Okupas” llenaron de música, danza y teatro El Sótano

“Híbridos” fue una fusión multisensorial llevada a cabo por niaballet y los músicos experimentales de Godzillasaurus en el sótano de ladrillos de la Casa

“Híbridos” fue una fusión multisensorial llevada a cabo por niaballet y los músicos experimentales de Godzillasaurus en el sótano de ladrillos de la Casa Amón.

Una luz tenue iluminaba los salones de la casa Amón Solar, más conocida como El Sótano, la noche del 31 de enero.

Mientras los pasillos de la antigua edificación se llenaban de conversaciones, de los cuartos brotaba el eco de la música, y los pasos de los actores y bailarines resonaban en el piso de madera.

El proyecto Los Okupas, producido por LDS Producciones y La Fundación, le ofreció a San José dos días llenos de danza contemporánea, ballet, teatro, artes visuales y literatura en un ambiente casi íntimo.

“Toma Accidental de un Espacio en Disolución”, dirigida por Antonio Corrales, llenó una estrecha habitación de danza, música, madera y maíz.

Para los productores de esta iniciativa, era primordial intervenir en espacios no convencionales para el arte y, por esta razón, el 31 de enero y el sábado 1 de febrero ocuparon dicha edificio con 8 disciplinas artísticas.

COMUNIÓN

Durante ese par de días, más de 20 artistas expusieron su talento en obras que se veían influenciadas por el mismo espacio donde intervenían.

En la primera jornada, en el segundo piso de la casona, el performance de Cristina Rojas y Antonio Corrales titulado “Toma Accidental de un Espacio en Disolución”, convertía a sus protagonistas en criaturas de madera y maíz entre cuatro paredes estrechas. El espectáculo se desarrollaba casi en medio de la audiencia como si esta formase parte de la obra, todo al ritmo del cello de Beatriz Meléndez.

En la habitación contigua se escuchaba “I Believe to My Soul”, del fallecido Ray Charles, la cual formaba parte de “Donde”, una coreografía de mucho contacto físico que retó los cuerpos de Adriana Cuéllar y Pablo Miranda en acrobacias, que los llevó incluso a subir por las vigas de la casa.

VARIEDAD

Desde las 8:00 p.m. hasta pasada la medianoche, seis funciones se daban de forma simultánea entre todos los rincones de El Sótano. Por entrar a cada una de ellas los asistentes pagaban 1500 colones. Según los productores, el viernes llegaron más de 350 personas que presenciaron entre tres y cuatro espectáculos, y el sábado asistieron unas 200, que disfrutaron entre cinco o seis presentaciones.

También fueron proyectados cortometrajes como “Los Inadaptados”, del director Jürgen Ureña, cuya estética y temática centrada en los travestis del casco josefino hace ineludible la referencia al español Pedro Almodóvar. Los audiovisuales de Federico Montero y Nicolás Wong también se proyectaron en esta fiesta artística.

Un debutante de la escena costarricense que se lució en el evento Los Okupas fue la revista literaria Buensalvaje, la cual vio la luz en suelo nacional desde el pasado 28 de enero.

Los Okupas pretenden ser una puerta accesible para piezas artísticas de alto nivel, que logren entablar un diálogo cercano y personal con la audiencia. El objetivo de los productores es buscar más sitios qué “okupar”, aunque  esperan que la casa Amón Solar sea su hogar cada dos meses.

Aunque la dinámica de una función que debe revivirse cada 15 minutos puede parecer exhaustiva para cualquier artista, para todos los presentes, El Sótano fue, a todas señas, una fiesta.

Otros Artículos

Previo al  2009, motivado aún por cierta euforia de artista postadolescente, en cada edición de la Bienal Costarricense de Artes Visuales (también conocida como

Con el aumento constante de los precios de artículos de consumo básico y la consecuente devaluación de nuestra moneda,  se han perdido algunas expresiones

El menú de la segunda ronda electoral resultó de infarto y sorpresa: el candidato que se mantuvo como favorito durante toda la campaña política,

Debido a la ausencia de un jurado en las ternas de los Premios Nacionales Aquileo J. Echeverría en Teatro y Artes Plásticas, los artistas

Luego de buscar una solución al no otorgamiento de los Premios Nacionales Aquileo J. Echeverría  de Teatro 2013, el Ministerio de Cultura y Juventud

Sócrates y los gatos (2003) es una pieza teatral póstuma de la escritora Elena Garro, una de las dramaturgas más originales e importantes de

“…La corrupción pa-arriba  eh, ya ves, pa-rriba tú ves  y el peso que baja  eh, ya ves, pobre ni se ve  y la delincuencia 

El sector social piensa que la crecida presencia del PAC y el Frente Amplio en la Asamblea Legislativa dará buenos resultados al pueblo y