La biblioteca de Beto Cañas estará disponible al público

Algunos de los cerca de 20.000 volúmenes de la biblioteca de Alberto Cañas, debidamente empacados para ser trasladados a la UNED. (Foto: Katya Alvarado).Los

Algunos de los cerca de 20.000 volúmenes de la biblioteca de Alberto Cañas, debidamente empacados para ser trasladados a la UNED. (Foto: Katya Alvarado).

Los cerca de 20.000 libros y 5.000 videos, así como documentos de su paso por diferentes instancias gubernamentales, que conforman la biblioteca del escritor Alberto Cañas estarán disponibles para el público luego de que la familia legara dicho material a la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

El anuncio lo realizaron sus hijos Alda y Alberto, durante la entrega de libros que la UNED efectuó a mediados de diciembre en el Paraninfo Daniel Oduber Quirós.

Como la UNED aún está en el proceso de clasificación y traslado del material de su casa en San Pedro, se desconoce cuándo se abrirá al público el acceso a la biblioteca de Cañas.

Se estima que la biblioteca de Alberto Cañas, fallecido el 14 de junio de 2014, podría estar compuesta por unos 20.000 libros.

Lector empedernido y primer ministro de Cultura de Costa Rica, entre otros cargos, así como su oficio de escritor, Cañas Escalante se destacaba
por ser un perenne polemista, en un país en que ese proceder no siempre era bien visto.

La biblioteca, que ya él tenía ordenada, pasará de forma íntegra a la UNED y una vez que ese proceso esté concluido, los costarricenses tendrán acceso a todos los documentos del escritor, fallecido el 14 de junio de 2014, a los 94 años.

La coordinadora de bibliotecología y documentación de la UNED, Rita Ledezma, dijo que no se podía referir al tema porque necesitaba más tiempo y esa es la razón por la que en esta nota no se consignan sus declaraciones.

Ya en sus últimos años, don Beto –como lo conocía la gran mayoría de costarricenses– tenía predilección por el cine, actividad de la que fue un verdadero apasionado durante toda su vida.

De ahí que en el material que lega a las generaciones actuales y futuras se destaquen películas clásicas y de diversos géneros y corrientes.
Incluso, ya en sus últimos años, mantenía a mano ese material en video y la biblioteca ocupaba un lugar distinto en su casa.

Y para dar rienda suelta a esa pasión de siempre por el cine, tenía un grupo los lunes, con quienes se reunía a ver filmes y luego pasaban a una especie de cineforo.

Entre sus habituales se encontraban José Joaquín Ulloa, Inés Trejos, en su momento Samuel Rovinsky y Daniel Gallegos, entre otros.

LECTOR APASIONADO

Alda Cañas, su hija, cuando se hizo el anuncio de que la biblioteca pasaba a formar parte de la UNED, contó que su padre era un apasionado de la lectura y que aprendió a leer a los tres años.

A ella, recordó, le leía desde que era muy pequeña. Relató que conservaba un ejemplar de Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carrol, que su padre le leía de un texto en inglés que iba traduciendo sobre la marcha.

Por el valor simbólico que representaba, guarda ese texto con cariño y admiración.

Al ser un lector de los más variados temas, Cañas –dijo su hija– deja al país una biblioteca de un gran valor. La familia, añadió, consideró que la mejor forma de conservarla y compartirla era entregarla a la UNED, universidad con la que don Beto mantuvo siempre un fuerte vínculo al ser por muchos años miembro del Consejo Universitario y presidente de la editorial.

“Creemos que es el mejor lugar donde pueden estar los miles de libros de mi padre (…) Quiero destacar el profesionalismo en la calificación de las bibliotecarias de la UNED, que llevan
más de tres semanas trabajandoen la casa de mi padre, digitalizando cada volumen, manteniendo el mismo orden que él tenía en su biblioteca para encontrar sus libros.

Están empacados en decenas de decenas de cajas que ya están listas”.

La UNED le otorgó a don Beto un doctorado honoris causa. De tal forma, manifestó Cañas, entregar la biblioteca de su padre a dicha casa de enseñanza se constituyó en una buena decisión.

Aunque frecuentó el cuento, la novela, el teatro, era en el periodismo en el que Cañas se sentía realmente cómodo, de acuerdo con Alda.

El periodismo le servía para orquestar el resto de sus actuaciones intelectuales. De ahí que no extrañara el que fuera director de La República, de Excelsior y columnista de La Nación. Su espacio “Chisporroteos”, en La República, fue objeto de polémicas por muchos años. En 2012, le otorgaron el Pío Víquez y en 1976 había ganado el Magón.

PARA TODOS

El rector de la UNED, Luis Guillermo Carpio, manifestó que la biblioteca, de forma íntegra, pasará a ser de uso público.

“No solo la podrán consultar los estudiantes, sino que cualquier costarricense que tenga interés tendrá acceso a la biblioteca de don Beto”, expresó. Carpio, quien nunca negó su admiración por el escritor y político, resaltó el aporte que don Alberto le hizo a la cultura nacional y a la UNED en particular.

Recordó, también, que en su ejercicio como miembro de la editorial no reparaba en criticar lo que correspondiera.

La UNED también produjo un documental, que presentó en diciembre de 2014, en el que se recoge, de manera puntual y con base en testimonios, un perfil de quien fuera el autor de la Segua, Uvieta, Los 8 días, Ochenta años no es nada, Oldemar y los Coroneles,
entre otras obras.

Una fuente que prefirió el anonimato dijo a UNIVERSIDAD que será muy interesante saber si entre los documentos que conservaba don Beto hay algunos relacionados con la guerra del 48, en la que estuvo involucrado del lado de don José Figueres Ferrer.

Con don Pepe lo unió una gran amistad y un compromiso y ambos fueron grandes figuras, en su momento, del Partido Liberación Nacional (PLN).

VALOR LITERARIO

Además de los documentos diversos que en la actualidad son enlistados por parte de personeros de la UNED, podrían encontrarse borradores de sus obras literarias,
los cuales serían de gran valor para los estudiosos de la obra de Cañas.

El exdiputado y cofundador del Partido Acción Ciudadana, dentro de su prolífica carrera, también publicó una amplia obra en los diferentes géneros, la cual es motivo de estudio.

Según un catálogo bibliográfico de la Biblioteca Nacional, una de las publicaciones más exitosas de Cañas fue La Segua y otras piezas, la cual se editó por primera vez en 1974.

La producción de Cañas comenzó con Aquí y ahora, libro publicado por la Editorial Costa Rica en 1965.

Sobre materiales relacionados con su ejercicio literario también podrían darse hallazgos para los estudiosos de su obra.


BIBLIOTECA EN TRES BLOQUES

La biblioteca de Alberto Cañas presenta interés por tres bloques de documentos.

A saber por los libros propiamente dichos que él leía y consultaba, por los documentos de carácter oficial que pudo haber conservado y, tercero, por su extraordinaria colección de películas que acumuló a lo largo de su vida.

También se podrían encontrar borradores de su producción literaria, que tendría un gran valor para los estudiosos de su amplia obra en cuento, novela y teatro.


Otros Artículos

El ministro de la presidenciaMelvin Jiménez, y el presidente de la República, Luis Guilllermo Solís optaron por evadir preguntas en lugarde organizar sus respuestas

Las comparecencias de la Procuradora General de la República y el Ministro de la Presidencia ante la Comisión de Ingreso y Gasto Público de

La Contralora General de al República, Marta Acosta, reveló esta mañana un estudio que señala que tres bancos públicos pagaron como incentivos a la

“Lo que nosotros construiríamos ahí, sería únicamente la Facultad de Odontología, cuya huella es muy pequeña”. (Foto: archivo)Universidad alega que construcción será de bajo

Los aspirantes a la secretaría general del PLN Fernando Ferraro (derecha), Carolina Delgado, Alex Solís y Fernando Zamora, expusieron sus propuestas en el Balcón

Daniel Soley empezó su comparecencia a las 4:05 p. m. ante los diputados de la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público. Crédito: