Jugar “sucio” con el arte visual

El artista José Miguel Rojas en su taller.Una de las salas de los espacios soterrados y húmedos de los Museos del Banco Central recibe

El artista José Miguel Rojas en su taller.

Una de las salas de los espacios soterrados y húmedos de los Museos del Banco Central recibe al visitante con un tríptico titulado “Adán y Eva”, donde están representados los primeros seres míticos de la Biblia que habitaron la Tierra y la serpiente-demonio, en medio, tentándolos.

Es una versión o −como dice José Miguel Rojas y subraya la curadora María José Monge Picado− una ‘apropiación’ del cuadro “Adam und Eva” (1507) del alemán Albrecht Dürer.

Esta pintura es un botón más de 50 obras reunidas para la exhibición Juego sucio, que muestra cómo Rojas, cuando crea, practica un juego “sucio” en el que se gana o se pierde, en el que se vive y se muere inexorablemente, según expresa la premisa de la propuesta.

Así lo explica Monge, quien identificó una concepción articuladora en el trabajo de Rojas; la existencia humana discurre en ese ámbito lúdicamente macabro, a veces azaroso, a veces premeditado, a veces causal o casual, pero siempre estético e investigativo.

PINTAR LA FIGURA PARA DESFIGURARLA

Rojas inició su carrera en la Casa del Artista en 1984, en donde se especializó en retrato. Luego estudió −hasta 1985− en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Costa Rica. Entonces, se le otorgó una beca en serigrafía en la Kunst Akademie, en Dusseldorf, Alemania, entre 1992 y 1995.

Desde sus primeros años como artista visual, sintió la inclinación por la pintura figurativa: trazar líneas de caras y cuerpos, no con un sentido preciosista, sino a partir de lo grotesco, de la fealdad.

Por eso, por ejemplo, con una intención crítica no acaba algunos cuadros, como no lo hacían a veces quienes lo marcan artísticamente: Pablo Picasso, Leonardo da Vinci y, sobre todo, Francis Bacon. La suya es una pintura gestual, expresionista, en donde la mancha, el goteo, un chorreo, un barrido se aproximan al arte abstracto, pero no.

Rojas también se siente hijo de una época de guerra fría, de utopías revolucionarias de izquierda, de dictaduras latinoamericanas, de la “masificación” de la industria cultural, del avance tecnológico desbocado. Como testigo y hombre sensible, ha sido permeado por sus múltiples manifestaciones icónicas.

Por eso en sus obras están el “Che” Guevara, John Lennon y Marilyn Monroe −quien hasta la fecha lo conmueve−; por eso los políticos representativos de la Segunda República de Costa Rica, su cinismo y corrupción. Por eso también una serie de retratos de referentes culturales positivos como su tía, la escritora y activista Luisa González, los poetas César Vallejo y Pablo Neruda, el artista visual José Luis Cuevas, entre otros.

JUGAR LIMPIO CON EL ARTISTA

Nunca antes se había realizado una exposición prominente e integradora de la trayectoria de Rojas y, para Monge, esto visibilizaba un serio vacío en el estudio y la historia de la pintura en nuestro país. Esta razón la motivó a proponer esta colección antológica, y el artista siente y expresa profundo agradecimiento.

Mientras tanto, Rojas sigue investigando y creando, aunque dice que el período de la ‘horroroteca’ (término acuñado por su colega Florencia Urbina) está en pausa. Pasó la página y ahora su interés se centra en el estudio de las diversidades sexuales y de género, siempre con una intención crítica, reflexiva y, si se quiere, de denuncia.

Rojas quiere hablar sobre personajes transgresores, victimizados, socialmente cuestionadores. Algunos de ellos ya se exhiben en su Juego sucio.


Una partida de ajedrez entre la vida y la muerte

Qué: Exposición Juego sucio.

Artista: José Miguel Rojas.

Dónde: Museos del Banco Central de Costa Rica, segundo y tercer niveles.

Cuándo: Hasta el 12 de octubre.

Horario: Lunes a domingo, 9:15 a.m. a 5 p.m.

Entrada: ¢1500 nacionales y ¢5500 extranjeros. Miércoles: ingreso gratuito para nacionales y residentes.

Más información: Tel. 2243-4208.


Otros Artículos

Las estudiantes embarazadas de Secundaria, por años, sobrepasan las 14.000. Los funcionarios del MEP, que tienen un alto grado de responsabilidad en este delito,

¿Hay poder? ¡Hay arrogancia! Pero es algo menos pecaminosa la arrogancia que muestran los políticos y muchos de sus serviles, cuando se sientan “detrás

Prevalecían las sonrisas y los abrazos. Una vez más el aroma a felicidad invadía la fuente de la hispanidad donde amigos, colegas de trabajo

El tratamiento médico con metformín se vuelve una constante en la vida cotiana de una persona diabética (foto Laura Rodríguez).Más de 15 años de

Diversidad funcional es un término facultativo al de discapacidad que ha comenzado a utilizarse en España y otros países; tal vez se puede mencionar

El Semanario Universidad acompañó a un grupo de vulcanólogos de la UCR en un monitoreo de la actividad volcánica en el cráter del Poás,

El final de semestre se acerca y los estudiantes empiezan a sentir la presión de los exámenes finales. Este martes de futbol, el pretil,

El libro constituye un aporte para los estudios de género, los orígenes de la UCR y la inserción de las mujeres en la educación