Fundar un país de ‘cuidadanos’

La nicaragüense Gioconda Belli presentará su colección de 8 poemarios, titulado ‘Giocoteca’, en la 15.° Feria Internacional del Libro Costa Rica 2014. (Foto tomada

La nicaragüense Gioconda Belli presentará su colección de 8 poemarios, titulado ‘Giocoteca’, en la 15.° Feria Internacional del Libro Costa Rica 2014. (Foto tomada del Facebook de Gioconda Belli)

Hay que detenerse para leer bien. No es ciudadanos sino ‘cuidadanos’, de cuidar. La palabra la acuña la escritora nicaragüense Gioconda Belli (1948) para referirse a la necesidad de crear nuevos paradigmas para gobernar con una ética femenina, fundamentada en esa cualidad propia de las mujeres de cuidar la vida en general.

Belli presentará una colección de ocho poemarios publicados por Anamá Ediciones en la 15.° Feria Internacional del Libro 2014. También dictará una conferencia en la Universidad de Costa Rica. Su obra incluye poesía, novela, una memoria y un cuento para niños. Se ha traducido a más de 14 idioma y ha sido galardonada con múltiples premios y reconocimientos en su país e internacionalmente. Belli escribe para periódicos de Nicaragua y el mundo, y tiene un blog en el diario The Guardian de Londres. Es madre de tres hijas y un hijo, y reside en Managua.

A raíz de su visita, UNIVERSIDAD conversó por teléfono con Belli sobre su quehacer literario, sobre la política y la ética femenina, y sobre la construcción de nuevos paradigmas culturales a partir de la visión de las mujeres.

Visita a Costa Rica en el marco de la 15.° Feria Internacional del Libro 2014, ¿qué siente volver a nuestro país para compartir su literatura?

–Yo tengo un buen rato de no ir a Costa Rica, por lo que me alegra mucho volver. Voy a estar en la Feria presentando un proyecto editorial de Anamá Ediciones, que hizo una compilación de mis ocho libros de poesía que llamó la ‘Giocoteca’. Cada libro está en su versión original. Creo que todos estos vínculos que se crean en las Ferias, producidas en los diferentes países de Centroamérica, han permitido a los escritores de la región juntarnos, conocernos mejor, esa es una de las cosas más importantes. Yo apuesto a la labor de los intelectuales en crear puentes entre los países de Centroamérica y en crear las condiciones culturales, para que eventualmente pueda existir una unión, que tal vez no podamos llegar a verla nosotros. También nos permite acercarnos a nuestros lectores, establecer una relación personal.

Usted decía en una entrevista que es importante rehacer los dogmas o imaginarse otras realidades, ¿para usted la literatura y la cultura pueden lograr este objetivo?

–No absolutamente, porque es una conjunción de muchos esfuerzos, pero creo que los intelectuales, los escritores, los poetas, los artistas jugamos un papel en la historia de crear la visión de lo posible. No necesariamente hacerla posible, porque para eso se necesita el concurso de muchísima gente. Yo pienso que para resolver los problemas que tenemos ahora se requiere de una imaginación distinta, de una construcción de nuevas verdades, de nuevas aspiraciones, de una síntesis de todo lo que hemos venido viviendo. Esa síntesis, no es que la vamos a hacer los poetas, pero no estaría mal.

Usted es muy reconocida por su novela El país de las mujeres y por la temática de la política construida a partir de una ética femenina, ¿cree que esos paradigmas pueden transformarse con esa visión?

–Definitivamente. Yo pienso que la ética femenina es parte de ese cambio, introducir en el pensamiento conceptos como el cuido, la conciliación, la negociación que son parte de esa visión. Una nueva organización del trabajo, donde la paternidad y la maternidad sean tomadas en cuenta como funciones socialmente útiles y no solamente que la parte laboral remunerada sea tomada en cuenta como productora de economía. Hay que ver el aporte que significa la crianza de los hijos, mantener la paz y la armonía desde el principio de la vida, enseñarle buenos valores a los ciudadanos, la educación, etc. Pero todas esas cosas no son valoradas socialmente con la importancia que tiene y en la mayoría de los casos es a la mujer a la que le toca realizarlos, sin reconocimiento y sola. Creo que socializar eso sería un cambio importantísimo en la sociedad.

En ese sentido, su escritura ha mantenido esa temática como un eje transversal. ¿Ha sido catalogada como literatura feminista y no universal?

Lo que yo he reivindicado es la mujer como sujeto de su vida y no vista como objeto. Porque la literatura ha visto a la mujer como objeto de las fantasías de los hombres. La construcción de lo femenino en la literatura se la atribuyo a la visión masculina de la mujer. Entonces, la literatura de las mujeres lo que ha empezado a hacer es crear la visión femenina del mundo, que es tan universal como la del hombre, de una parte de la humanidad que no ha tenido el mismo acceso a dar a conocer su propia voz, su propia mirada. Yo escribo sobre el cuerpo femenino porque yo creo que es más importante que el cuerpo masculino, porque determina muchas más cosas que lo que determina el cuerpo del hombre en el hombre, que se tomó el mundo de lo abstracto. La función del cuerpo femenino ha sido no solo reproducir la vida sino cuidarla. Por eso en El país de las mujeres está ese concepto de la ‘cuidadanía’ que deberíamos incorporar dentro de la ciudadanía. Cuidarnos entre nosotros, cuidar el país que tenemos, cuidar la naturaleza. La sociedad, en vez de recompensarnos esta doble tarea que cumplimos nosotras, nos ha castigado, nos ha marginado de la vida pública.

En el ámbito de lo editorial, esta visión de lo masculino ha afectado a las escritoras.

–Claro. Los hombres le dicen a la literatura de las mujeres light, rosadita. Nos han invisibilizado, pero es paradójico, porque a nivel de los lectores de ficción el 70% son mujeres. Sin embargo, los que valoran la literatura, la crítica y los críticos, la mayoría son hombres. Entonces se sigue reproduciendo esa mirada masculina. Cuando vos leés valoraciones en los periódicos, en la academia sobre la literatura latinoamericana, por ejemplo, los nombres que más suenan son los de los hombres. Es bien difícil que la mujer ocupe un lugar semejante porque nos acusan de que nuestra escritura es sobre temas femeninos, pero lo que pasa es que hay una necesidad de las mujeres de contar su propio cuento, hay temas que tienen que ver con la vida de las mujeres, que es lo normal. Es como si me dijeras que la literatura sobre la negritud es una literatura marginal. También hay literatura de mujeres que habla de cualquier tema. Es una apreciación que viene de los conceptos patriarcales, de desvalorización de la mujer en general.

Otros Artículos

La inversión en ciencia y tecnología en Costa Rica aún tiene como principal soporte el trabajo de las universidades públicas, según un informe del

En una entrega anterior explicamos la naturaleza esencialmente fascista del sionismo que anima al Estado de Israel desde su constitución y su despojo sistemático

A pocos metros de distancia, coinciden los camiones que acondicionan la celda 7 con la maquinaria que extrae el material del tajo. (Foto: Katya

Hace 36 años, un 25 de julio, nació Louise Brown, la primera bebé por fecundación in vitro (FIV) en el mundo. En 2010, el

Asombra el lenguaje político del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y del mismo Barack Obama cuando afirman que “están preocupados por la

A la FILCR 2014 serán invitados 2 000 escolares de escuelas públicas para experimentar el placer de la lectura y el arte. (Foto: Luis

¿Tiene el cuerpo de una persona soberanía, soberanía que protege su territorio corporal y psíquico? En palabras más directas, ¿tenemos libertad total de hacer

EL ICE NO PAGO SUMA ALGUNA A GIP LTDA.GIP Ltda. fue contratada mediante el concurso 01-2012 promovido, en junio del 2012, por el Banco