Fuerza bruta: el vértigo del arte total

El espectáculo Fuerza bruta de Argentina se presenta en el Palacio de los Deportes  en Heredia hasta el domingo 13 de mayo   

No hay escapatoria para el público que se deja seducir e incomodar por la vertiginosa propuesta de Fuerza bruta, espectáculo venido de Argentina que crea una potente fusión multidisciplinaria entre teatro, música, circo, danza y mucha tecnología de última generación.

«No es un espectáculo cómodo, hay que involucrarse», advierte Sebastián Gutiérrez, el Stage Manager del espectáculo en entrevista con UNIVERSIDAD (leer la entrevista más abajo).

Las funciones de esta obra de arte total, que ha llevado a cabo alrededor de 5,600 actuaciones frente a más de 6 millones de personas en 34 ciudades alrededor del mundo,  son del jueves 3 al domingo 13 de mayo en el Palacio de los Deportes.

El show sigue el modelo del performance catalogado como «inmersivo», es decir, un arte escénico envolvente que provoca desde una interacción intimista con el elenco hasta una experiencia distante de gran espectacularidad.

El resultado de esta mezcla es una avasalladora fórmula sensorial innovadora, que se arriesga con una puesta en escena de teatro vertical y aéreo, acrobacias y coreografías, así como un juego de luces y una banda sonora -la cual, en parte, es interpretada en vivo- que sobresalen por su ingeniosa factura.

Los espectadores de Fuerza bruta permanecen de pie en el centro del espacio (la cancha del Palacio de los Deportes) a lo largo de los casi 60 minutos que dura el show, sujetos a una vulnerabilidad receptiva y a la vez activa, que los convierte en testigos y participantes de la acción escénica, ejecutada encima y alrededor por el elenco neoyorquino.

De este modo son atrapados por la experiencia sensorial y estética lograda mediante un artificio impecable, por su precisión técnica y fuerza emotiva.

Según destacó Francis Villalobos de la empresa Luzart y contraparte en Costa Rica del espectáculo, los ingenieros de Buenos Aires han estado en contacto con su equipo durante más de dos meses para hacer la adaptación del show en el Palacio de los Deportes.

De acuerdo con Villalobos, el proceso de montar el espectáculo  ha sido un  reto  pues es de una gran complejidad técnica. «Cuando normalmente hacemos un espectáculo internacional en este país como el FIA y en espacios convencionales, casi siempre tenemos variaciones del mismo tema».

En contraste, Villalobos detalló que con este espectáculo no solamente han tenido que aprender  aspectos para ponerlo en el espacio escénico de forma adecuada,  sino que han tenido que variar los equipos que están hechos estándar para funcionar de una forma rápida de montaje. «En este caso todo ha cambiado», puntualizó.

Así por ejemplo, los equipos de iluminación son una mezcla entre tradicionales de teatro con robotizados de última generación; los sistemas de control funcionan bajo sincronización; y la automatización es diseñada y fabricada por los ingenieros de Fuerza bruta.

«Nos hemos visto en la obligación y el placer de aprender cosas nuevas que podríamos implementar en una serie de proyectos que tenemos; pero el valor más grande de crecimiento técnico que puedan tener las personas que están trabajando acá lo veo en la innovación, que no es más de lo mismo», concluyó Villalobos .

Entrevista a Sebastián Gutiérrez, Stage Manager: «Fuerza bruta es un golpe directo a las emociones»

El lunes 30 de abril por la tarde, el crew binacional tico-argentino de técnicos jefeados por el Stage Manager, Sebastián Gutiérrez, realizaba pruebas de movimiento en el aire.

Tres chicos amarrados a unos arneses, que portaban cascos anaranjados y ropa negra de trabajo, subieron una escalera que les condujo a una pequeña tarima con una puerta como a tres metros de altura.

A la cuenta de tres, asegurados a las correas  se lanzaron al vacío para quedar colgando con movimientos pendulares.

En el interín del ensayo, Gutiérrez conversó con UNIVERSIDAD sobre algunos de los detalles del espectáculo.

¿Cuáles son las características de Fuerza bruta

Este espectáculo tiene la participación del público que lo hace un poco distinto al teatro convencional o al circo; nuestro escenario está compartido con nuestro público, que se tienen que mover, se moja o no, según lo que quiera. Es un espectáculo que va hacia las emociones, no hay texto.  Uno lo ve y no lo puede intelectualizar, le pasan cosas, eso es lo bonito. No quiero develar mucho.  En Fuerza bruta nos pasa que el público entra temeroso, expectante y se va muy arengado y entusiasmado, le sube la energía.

Fuerza bruta tiene este personaje que corre y vence obstáculos. ¿El espectáculo cuenta una historia?

No hay historia detrás, sino una correlación de acciones que motiva emociones. El corredor es una escena donde vemos la dificultad de un hombre corriente que atraviesa paredes, puertas; uno empatiza con esa lucha, fragilidad de ese hombre común y corriente que tiene que atravesar esas dificultades.  Fuerza Bruta es un golpe directo a las emociones, no pasa por la cabeza, pasa por el cuerpo y los sentidos, que por lo racional.

El diseño de la iluminación me recordó el libro El elogio de la sombra del escritor japonés  Junichiro Tanizaki, por este contraste entre la oscuridad y la luz…

Está muy bueno eso. En ese libro se resalta algo oriental que no es de ahora que tiene que ver con la suciedad, con lo no transparente, lo no clean o ascéptico; nosotros no ocultamos los técnicos, el esfuerzo, hay algo vivo. Mucha gente viene al show y se queda mirando a los técnicos, su cara y coordinación. No es un espectáculo clean.

¿La banda sonora es una mezcla de los géneros folclórico y  electrónico?

A mi particularmente me parece que la música es un punto muy fuerte. Hace diez años que está este show y la música sigue sonando moderna, es un genio Gaby Kerpel. Mucha gente se va hablando de la música.

¿Tocan en vivo una parte?

La parte más folclórica del show nuevo sí tiene sonidos folclóricos nuestros, sobre todo del bombo legüeros (un tipo de tambor) autóctonos de Argentina, y las voces y los cantos. Es folclore electrónico moderno, es una fusión.

¿Sobre los aspectos tecnológicos, y la sincronización y automatización del espectáculo?

Tenemos un departamento de automatización. Son el fórmula uno, gente muy preparada que trabaja a alto nivel y que crearon todas estas cosas que automatizan con el joystick -que antes se hacía con poleas-; se gana mucho en seguridad y en sincronización. Después a nivel local entrenamos a ocho o diez crew local que están nuevitos y les enseñamos un montón de movimientos que tienen que hacer y sincronizar que son muy importantes además de para lo artístico, para la seguridad del público y los actores. Hay muchas cositas que tienen que encajar para empezar a hacer el show, no es un show fácil, es muy complejo. Lo que parece imposible se hace.

¿Han habido accidentes?

Es un show de riesgo para los actores, en algún momento hay algún accidente…

¿El énfasis en la seguridad es lo primordial?

Yo le digo a los actores: «no quiero que se lastimen»; lo primero es cuidarse uno, estar tranquilos, concentrados, y si sucede algo, lo primero es pensar en la seguridad, y después lo artístico lo vamos solucionando. No podemos correr para solucionar algo artístico y descuidar la seguridad porque al otro día tenemos otro show y al otro día otro show. Prefiero que lo artístico se vea un poco opacado a que se lastime alguien.

Precio de las entradas:

  • Modalidad general:  22.500 colones
  • Precio en Premium Experience: 38.500 colones (incluye acceso al lounge 40 minutos antes de iniciada la función, bebida de bienvenida y convivencia con el elenco.
    **Cada asistente es parte de la obra, por lo que no se utilizan asientos y se recomienda llevar ropa cómoda.
    **Apto para niños de 6 años en adelante que deben pagar su entrada.
    **Presentar teléfono móvil con el código QR o el documento PDF impreso.
SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments