Berna González, Periodista y escritora española

“Escribes novela negra para meterte donde se oculta la miseria y el abuso del poder”

La periodista describe la combinación entre periodismo y literatura como una bigamia feliz. Sus novelas se inclinan hacia el género de la novela negra, el cual se adentra en los casos de poder, tal y como el periodismo.

A Berna González, periodista y escritora española, el mundo de  los libros y las letras la sedujo desde pequeña; leía mucho y escribía diarios a escondidas. Una vez, durante sus vacaciones, se fue para el Museo Británico decidida a escribir su primera obra literaria, tal y como leyó que lo hacía Mario Vargas Llosa, uno de sus referentes en el mundo de la literatura. La experiencia no salió como quiso y la posibilidad de ser escritora se quedó a medio camino por muchos años, no así el periodismo.

González es periodista, subdirectora del periódico español El País y ha ocupado distintos cargos en secciones de la redacción como Internacionales, Opinión, Cultura y Sociedad. Es escritora y ha publicado novelas inclinadas al género de la novela negra, mejor conocida como la novela del crimen. Su primera obra fue Verano en Rojo y se publicó en el  2012.

Al inicio de su carrera periodística, González fue corresponsal en varios países en conflicto, entre ellos  Rusia y países del Este de Europa, donde fue testigo de acontecimientos como la Guerra del Golfo o la caída del comunismo. Nació en Santander, Bilbao, es de madre inglesa y tiene cuatro hermanos.

Durante estos días, la periodista española estuvo por primera vez en Costa Rica porque formó parte de los invitados del Festival  Centroamérica Cuenta 2019; esta fue parte de la conversación que UNIVERSIDAD tuvo con González.

Dijo en uno de los talleres de Centroamérica Cuenta que desde niña jugaba con las palabras…

-Sí, la verdad es que desde niña, no lo puedo decir de otra manera, jugaba con las palabras. He adorado toda la vida elegir la palabra adecuada para expresar aquello que quería y lo hacía a través de cuentos, de poesías. Con mi hermano redacté un periódico, nos inventábamos noticias de lo que veíamos en la tele y muchas veces aquello me pasó desapercibido y con el tiempo, ahora, en esta edad adulta vuelvo atrás y digo: ‘es increíble porque ahí ya estaba en mi infancia el embrión de lo que he sido después’.

¿No tenía tanta claridad de que quería ser escritora?

-Bueno es que empiezas a escribir sin saber que quieres ser escritora porque precisamente juegas con las palabras, a leer, a escribir. Los libros siempre me han apasionado, escribir siempre me ha apasionado; siempre he escrito diarios a escondidas, y poco a poco que te vas haciendo consciente de que eso es ser escritor, cuando te da demasiado miedo o reverencia la literatura en mayúscula.

Leí de una experiencia que tuvo en el Museo Británico; una vez que fue ahí porque Vargas Llosa recurría a ese lugar para escribir y usted quiso imitarlo…

-Había oído esa anécdota y salí muy ingenuamente cuando leí que Vargas Llosa había escrito buena parte de sus novelas en el Museo Británico. Yo agarré unas vacaciones pensando en que por sentarme ahí iba a venir la inspiración y no, no se me ocurría nada más que lo que estaba viendo. La ficción tardó muchos años en venir y por un momento abandoné esa posibilidad. La mejor escuela de escritura es leer y leer. Yo creo que a partir de ahí fue creciendo una solidez y el atrevimiento de intentarlo.

¿Cómo supo que era el momento?

-Es un clic. Abandoné ese sueño después de esa experiencia londinense y luego me metí a ser periodista de fondo con muchísima intensidad y felicidad. Para mí ha sido una carrera y es muy satisfactoria y de vez en cuando, cuando veía que amigos míos conseguían escribir una novela, renacía ese sueño y decía: ‘¿Y por qué yo no?’, y lo aparcaba. Por muchos momentos yo me decía que ¿cómo iba a aportar algo a la literatura? Si ya estaba todo lo grande escrito. Hasta que me di cuenta de que tal vez el mundo no necesitaba mi literatura pero yo sí necesitaba mi literatura.

¿El  periodismo la impulsó para escribir sus novelas?

-Me ha ayudado en el sentido del dominio de la palabra, de manejar las palabras como materia prima y de manejar la realidad como materia prima. A partir de ahí todo lo demás es diferente, lo primero es algo que debes comprobar, no es algo que pueden inventar y que solo debe tener verosimilitud, no veracidad. Sí, son hermanas ambas carreras pero son distintas.

¿Cómo describirías esa combinación de periodismo y literatura?

-Es como una bigamia feliz. Son dos grandes amores. Hoy no me cuesta nada, yo sé perfectamente cómo es el periodismo y sé cómo es la novela y me gusta muchísimo pasar de lo uno a lo otro porque precisamente en cada cosa descansas de lo anterior. El periodismo es una energía colectiva rebosante que te carga las pilas, mientras que la literatura es solitaria, dar vueltas sobre ti mismo, mirarte el ombligo y  volver a intentar.

Sus novelas son del género conocido como “Novela Negra”, ¿por  qué esa inclinación?

-La novela negra es una herramienta, es complicado hacerlo pero lo debes presentar como algo digerible, fresco, que atrape, entonces sentí que era la herramienta perfecta para probarme como escritora y contar mi mundo.

Es la novela en la que hay un crimen que hay descubrir y que retrata siempre un abuso del poder. Es un choque entre alguien que está abusando de su poder y alguien que es abusado sea en términos de corrupción, de violencia, de explotación, de delitos penales, pero es un choque de dos verdades… No escribes una novela negra para contar lo maravilloso que es una experiencia de viaje, escribes novela negra para meterte donde se oculta la miseria, el abuso del poder en todos los sentidos.

Algunas de sus novelas se inspiran en temas que ha trabajado durante su carrera periodística, ¿cómo fue ese proceso de documentación?

-En periodismo hay que saber 100 para escribir uno y en la literatura tú tienes que conocer 100, pero luego tienes que ser libre para poder crear… La documentación es fundamental pero no te debe estrangular, no debe pesar y poner cadenas. Es  como los andamios de una casa: sirven para subirse y pintar la casa pero hay que quitarlos.

¿En su caso, cuán difícil fue quitar esos andamios?

-Es la depuración, hay gente que escribe malas novelas por eso, porque llega la hora de la autopsia entonces se empeña en demostrar que lo ha aprendido todo. Yo creo que en una buena novela tienes que haber aprendido todo, o lo fundamental, aunque tal vez vayas a usar dos párrafos.

En un artículo que publicó en El País y que se tituló “Un mundo sin hombres”, usted hace un análisis de cómo las mujeres describen a los hombres en sus obras. En su caso, ¿qué papel juegan los hombres en sus novelas? 

-Después de leer 10 o 12 libros de esa temporada me surgió ese análisis: en una las mujeres son lesbianas y rechazan a los hombres, en otra son cuatro mujeres independientes, bisexuales que viven y no necesitan hombres, en otras hay padres ausentes. Fui atando cabos. Me di cuenta que en las novelas de esa temporada el hombre está como ausente, como violento o como innecesario que no quiere decir que en la realidad lo sea.

En general, mis malos villanos son hombres pero también hay hombres buenísimos. Los hombres están pintados por generaciones, los de arriba son más machistas, más masculinos en el sentido de mirar a las mujeres según el escote que tengan, pero los de la generación de María Ruiz son compañeros y hombres actuales y muy buenos. Yo he pintado un poco de todo como en el mundo real.

¿Ha sentido la diferencia de género a lo largo de su vida profesional? ¿Qué experiencias ha tenido?

-Uy sí, claro, he crecido profesionalmente en un mundo muy machista y masculino como todas nosotras. Nosotros ahora en El País tenemos una directora mujer. Pero la verdad es que ahora nos atrevemos a criticar y a hablar cuando vemos problemas, pero bueno, todavía es muy apabullante el mundo masculino del poder. En España hay esperanza porque ahora hay un gobierno que es muy feminista, entonces hay avances importantes, pero la verdad es que en la vida se ve por desgracia muchísimo machista.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/cultura/escribes-novela-negra-para-meterte-donde-se-oculta-la-miseria-y-el-abuso-del-poder/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments