Cultura

Danza cambiante como el ciclo de la vida

En conmemoración del 40 aniversario, la Compañía de Cámara Danza UNA estrena este fin de semana Flotando en Surá, en el Teatro de la Danza

La Compañía de Cámara Danza UNA cumple 40 años de transitar por ciclos propios de los procesos estéticos, académicos, sociales y culturales que promueve. 

Son ciclos como el ciclo de la vida, cambiantes con su muerte, que es final e inicio; como el ciclo de la vida que metafóricamente se visualiza en la coreografía Flotando en Surá, dirigida por la directora artística del grupo, Kimberly Ulate Molina. 

A propósito de la trayectoria de la Compañía, la obra se estrena en el Teatro de la Danza, ubicado en el Centro Nacional de la Cultura en San José centro, este fin de semana de noviembre los días viernes 13 y sábado 14 a las 5:30 p.m., y el domingo 15 a las 4:30 p.m.

El precio de las entradas es de 4,500 colones general y 3,000 colones estudiantes y se pueden adquirir en

https://boleteria.teatromelico.go.cr/eventperformances.asp?evt=247

Con el fin de agradecer su trayectoria y legado, en la presentación del domingo 14 noviembre se realizará, a la vez, un homenaje póstumo al maestro Rolando Brenes, quien fue profesor en la Escuela de Danza de la Universidad Nacional.  “Tenemos un sello y una herencia, un impacto y vínculo con él”, celebró Ulate.

Etéreo

Flotando en Surá es la idea de descender, de ir hacia la tierra que nos trajo hechos como la muerte, al vernos muy afectados por la pandemia. Eso nos llevó a las raíces desde lo literal hasta las raíces de lo metafórico, de la cosmovisión indígena bribri. De ahí surge la coreografía: mantenernos seres flotantes que están en su tránsito hacia otro espacio”, explicó Ulate Molina.

La coreografía también alude al imaginario relacionado con la muerte, una fantasía sobre la cual no se sabe qué ocurre realmente.

Al respecto, Ulate agregó que quisieron crear “nuestra propia fantasía desde una lugar colectivo, afectados por materiales como Asalto al paraíso, por músicas, por historias, incluso personales. En espacio y tiempo no describe algo literal ni cronológico, sino poético”.

El proceso del montaje comenzó en abril como una cocreación entre cada uno de los bailarines, con el acompañamiento de Micaela Piedra (Michelle Canales), creadora del vestuario, Alex Catona con la propuesta musical, Álvaro Piedra con el diseño de la iluminación junto al visualista Jermán Catalán Barros y Carlos Schmidt con la escenografía. 

De acuerdo con Ulate, la coreografía se creó a partir de una visión totalizante, interdisciplinaria y multidisciplinaria.  

Señaló, además, que Flotando en Surá tiene una gran relación con el aniversario de la Compañía porque la agrupación también vive ciclos, ya que siempre está joven y cambiante, porque un bailarín o bailarina puede estar cinco años máximo con la intención de generar oportunidades para los egresados de la Escuela.

«Las personas que hemos pasado por esta Compañía tenemos la oportunidad de nacer en un espacio y se acaba en un ciclo completo. Es un hecho que implica un duelo, el estar o no estar en este espacio, un duelo en una visión más metafórica”, indicó.

Historia

En el año 1981, la Escuela de Danza de la Universidad Nacional, arriesga, propone e innova con la creación de una agrupación representativa de danza contemporánea: 

La Compañía de Cámara Danza UNA hace referencia a una agrupación de cámara, es decir, un elenco conformado por pocos integrantes que permitiera la movilización y circulación de las propuestas escénicas, así como la creación e investigación escénica de corte experimental tan necesaria para su época.

En el ámbito cultural la CCDUNA ha contribuido al desarrollo de la danza contemporánea costarricense y ha conformado un repertorio coreográfico cuyo contenido se ha caracterizado por temáticas que giran alrededor del ser humano y su problemática. a través de lenguajes donde se refleja el estilo propio de cada persona creadora que ha pasado por este proyecto.

Actualmente la CCDUNA es un Proyecto Integrado de la Escuela de Danza, conformado por académicos de la misma unidad académica y estudiantes avanzados de la carrera de bachillerato en danza.

La directora artística Kimberly Ulate Molina destacó que el grupo es particular porque a diferencia de otras compañías que tienen elencos maduros y en el camino viven procesos de madurez a nivel de intérpretes, esta compañía genera un proceso de madurez desde un lugar muy joven.

“Es un espacio para poder encontrar herramientas, para tener experiencias con coreógrafos nacionales e internacionales, ofrecemos todo esto para que después se vayan a la calle a trabajar y crear”, expresó.

La característica que distingue a la agrupación es que el elenco es cambiante, y eso, por tanto , permite que sea versátil; lo mismo ocurre con el puesto de dirección, pues la persona que lidera no se mantiene por más de cinco años, y así los coreógrafos y así los maestros.

El acercamiento a la comunidad nacional e internacional son acciones de extensión que la CCDUNA ha mantenido a lo largo de estos 40 años, presentándose en diversas localidades de la meseta central y de la zona rural de Costa Rica, así como en la región centroamericana, América del Norte y Europa.

La Compañía es un espacio creado para los estudiantes egresados de la Escuela de Danza de la Universidad Nacional. Es una plataforma para brindarles experiencia a nivel profesional y que después el bailarín y la bailarina puedan seguir con su camino desde la profesionalización.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido