Clasificación de la colección de Hugo Díaz terminará en 2018

UCR prepara exposición sobre el artista para agosto del presente año. El 17 de junio se cumplen 15 años de su muerte.

La clasificación de la colección de caricaturas y dibujos adquirida por la Universidad de Costa Rica (UCR) a la familia del genial caricaturista Hugo Díaz,

quien el próximo 17 de junio cumple 15 años de haber fallecido, terminará en 2018, según estimaciones de la curadora Laura Raabe.

Laura Raabe, la curadora del Museo de la UCR, explicó a UNIVERSIDAD que están en la etapa de digitalización y clasificación de las caricaturas y dibujos, hasta el momento se ha abarcado la mitad del material.

El proceso tiene que clasificarse creación por creación, y consiste en contrastar los datos entregados por la familia, la cual ya tenía bastante ordenada la obra del artista, con el nuevo registro que levanta el Museo y que permitirá a investigadores y estudiantes acceder con más facilidad a la propuesta de Díaz.

“Estamos confirmando la información y digitalizando cada una de los caricaturas y dibujos. En este momento vamos como por 2.000 documentos”, afirmó Raabe.

La colección comprada por la UCR incluye 4.029 documentos, de los cuales 3.619 son originales y 410 fotocopias.

“Creemos que con la nueva clasificación que estamos haciendo la colección alcanzará los 4.200 documentos, entre caricaturas y dibujos”, consideró Raabe.

La diferencia se dará porque, con respecto a la primera clasificación hecha por la familia, una serie que se habría tomado como un solo documento, para el Museo esa serie tiene que contabilizarse unidad por unidad.

“La Universidad debe contar con un respaldo visual de cada uno de los documentos que conforman la colección, para poder controlar su uso por parte de investigadores y estudiantes”.

Mientras la colección esté en el actual proceso, no habrá disponibilidad para los interesados en profundizar en la obra de Díaz, considerada la más importante en caricatura durante el siglo XX en Costa Rica.

En la colección entregada por la familia de Díaz, encabezada por su esposa María Rosa Fernández, cada sobre contenía 50 caricaturas o dibujos hechos en diversos materiales, como cartulina o papel; por lo general, en tinta china, puntualizó la curadora.

Verificar cada sobre y archivarlo digitalmente, así como anotar cada documento en la nueva clasificación, es el trabajo que realiza el Museo, que cuenta con el apoyo de Melissa Ureña en esta labor.

Díaz nació el 18 de junio de 1939, murió el 17 de junio de 2001, a los 71 años, y dejó un enorme legado de la Costa Rica que le tocó vivir, analizar y retratar.

Fue un prolífico caricaturista en numerosos medios de comunicación, entre ellos La República, el semanario Pueblo y el Semanario Universidad. Díaz, además, ilustró libros y revistas de diversa índole, lo que hizo que su obra fuese monumental, tanto por la cantidad como por su calidad innata.

A finales de 2014, la UCR compró a la familia de Díaz parte de la colección, ahora clasificada por el Museo y resguardada en la Editorial de la Universidad.

La semana pasada, el suplemento de UNIVERSIDAD Forja publicó un reportaje en el que se daba noticia de que existe otra colección sobre caricaturas de Hugo Díaz, la cual pertenece al periodista Carlos Morales, quien conoció al artista en La República a comienzos de 1975 y empezó a rescatar las creaciones, luego de que eran publicadas y desechadas por el citado medio. Esa labor la continuó en el Semanario Universidad.

Cuando Morales le comunicó a Díaz que tenía cientos de originales, el caricaturista optó por cedérselas, acto que respaldó con una carta avalada con su firma y protocolizada por un abogado.

Admirador y amigo íntimo de Díaz, Morales considera que su colección sobrepasa los 2.000 originales, entre caricaturas y dibujos.

MEJORAS EN MANTENIMIENTO

En vista de que la colección es custodiada por la Editorial de la UCR, su encargado directo es Alberto Murillo, quien detalló que se ampliará el espacio físico y se comprarán muebles metálicos para mejorar las condiciones en que se encuentra el material.

De acuerdo con Murillo, en la actualidad la colección se encuentra en buen estado, aun con las condiciones mínimas para su preservación; sin embargo, son necesarias las condiciones adecuadas de ventilación y luz, con el fin de evitar el deterioro de los diferentes papeles empleados por el artista para plasmar su obra.

“Ya se aprobó la compra de muebles por un monto de ¢8 millones para mejorar las condiciones en que está la colección. Esto se hará a mediados de este año”, destacó Murillo.

El control de la presencia de insectos, humedad y luz es parte del desafío de cuidar documentos tan valiosos como los de Díaz.

La Editorial de la UCR también tiene a su cargo la custodia de obras de Francisco “Paco” Amighetti, Manuel de la Cruz González, 2.000 grabados de diferentes artistas, así como la colección de 1897, compuesta por más de 1.000 dibujos.

“Vamos a aumentar el número de gavetas metálicas en que mantenemos la colección con la compra aprobada, la cual se hizo con presupuesto del Sistema Editorial y de Difusión de la Investigación (SIEDIN) de la UCR”.

 

DISTINTOS ESTILOS

Raabe resaltó que según el tipo de medio para el que Díaz creaba, así variaba la propuesta y la intensidad de este caricaturista.

“Su producción en Pueblo estaba muy ideologizada, mientras que para La República eran caricaturas más moderadas y las del Semanario Universidad eran bastante fuertes, como en este medio expresaba sus verdaderas opiniones”, dijo Raabe.

Para Pueblo, Díaz firmaba con el seudónimo de Pancho, para La República lo hacía como Lalo, y fue en el Semanario Universidad donde empleó su propio apellido.

En el reportaje publicado en Forja, se detalló la sección de humor fuerte denominada “El Zapallo de Lata”, concebida entre otros por Joaquín Gutiérrez; allí Díaz participaba al principio con cierta reticencia, motivo por el que siempre firmó sus colaboraciones como Yago.

De esta manera, lo que pareciera ser un detalle menor –su firma– se convierte en un elemento de suma relevancia a la hora de estudiar la vasta obra de Díaz, quien desarrolló una carrera de más de 40 años en periódicos y revistas del país.

“La caricaturas de Díaz mantienen una gran vigencia. Al principio podía ser muy duro con un personaje, como por ejemplo José “Pepe” Figueres, pero luego con el paso del tiempo fue más benevolente, aunque no le faltaba su humor”.

 

EXPOSICIÓN EN AGOSTO

Raabe adelantó que para agosto, la UCR expondrá una selección de las caricaturas tanto de temas políticos como de distintos aspectos nacionales abordados por Díaz.

Esta sería la segunda exhibición que se hará una vez adquirido el material de Díaz, operación en la que participó de lleno la Vicerrectoría de Acción Social (VAS), encabezada en aquella ocasión por Roberto Salom.

Además, para este 2016, la UCR imprimió un calendario ilustrado con distintas caricaturas de Díaz, el cual puede ser adquirido en Tienda Línea U

 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments

Otros Artículos

Definitivamente, el país tuvo que tomar cartas en el asunto de tránsito, por lo que en menos de una década tenido que emitir dos leyes

Es escandaloso pensar siquiera en la posibilidad de que los docentes elijan sus cursos y horarios, máxime cuando existe una figura

Que la administración del presidente Solís resultó floja la mayor parte de la ciudadanía parece tenerlo claro.

La prensa anunció recientemente la propuesta de varias medidas que incentiven el uso de carros eléctricos: rebajas de impuestos

Este tema es muy sencillo, más fácil que quebrar una pulpería. Los economistas desean que no entendamos pero, entre los ciudadanos comunes

Constantemente, el profesor de la disciplina de Español de secundaria se ve en la necesidad de reflexionar y tomar decisiones acerca de cómo acercar

No soy de los que adiós dicen a un país. Ni a una situación por difícil que sea. Por adversas que las condiciones resulten