Cultura

Cantón de Mora disfrutará de obra rusa “Pedro y el Lobo”

Los habitantes de los diferentes distritos de Mora podrán ver esta historia musical-coreográfica contada desde sus propios habitantes

Los habitantes de los diferentes distritos de Mora podrán ver esta historia musical-coreográfica contada desde sus propios habitantes, gracias a los esfuerzos del Centro Cantonal de Cultura Mora y Proartes.

c-16-pedro2El cantón de Mora es excepcional en el país, se encuentra entre los cantones que más invierte de su presupuesto en el desarrollo de espacios culturales y de recreación. En total la Municipalidad otorga 3% de su presupuesto ordinario a las diferentes propuestas: Centro Cultural, Centro Histórico, Mercado de artesanías, Teatro la Palestra, entre otras.

La idea nació en el 2004 con la creación de la Asociación de Desarrollo Específica pro rescate histórico, arquitectónico y cultural del Cantón de Mora (Aderhac) y ha crecido durante los últimos 12 años cambiando las dinámicas de la población y creando vínculos sociales y culturales.

Ahora con la obra Pedro y el Lobo, proyecto ganador del Programa Proartes, buscan acercarse a los diferentes distritos aledaños al centro para unir aun más la comunidad.

Rubén Darío Monsalve fue uno de los pioneros en el proyecto, asegura que el cambio del cantón ha sido radical y que la actitud áspera, reseca y recelosa con la que recibieron los inicios del proyecto se cambió por una real expresión de la identidad del cantón y sus habitantes.

“Se está demostrando que la cultura transforma la gente, es una inversión segura porque cura la sociedad. El arte quita muchos tabús y realmente empiezan a ser muchos mismos, y si son ellos mismos van a ser bien a la sociedad. Les da como una limpieza que luego se contagia y multiplica en el resto de la población”, agregó Darío, quien se encargó de la escenografía en la obra.

c-16-pedro3Pedro y el Lobo es una obra musical orquestal escrita por Prokófiev que se acompaña por un texto leído por un narrador. El autor escribió la obra con el propósito de despertar el gusto por la música en los niños y ese propósito es el rescatado por el Centro Cultural de Mora para llevarlo a otras comunidades rurales.

La obra sigue las aventuras de un niño, Pedro, quien en su jardín puede observar a un pato, un pájaro, un gato y, por supuesto, un lobo. Cada personaje del cuento es representado musicalmente por un instrumento:

Pedro por los instrumentos de cuerdas (violín, violas, violonchelos y contrabajo), su abuelo por el fagot, el pájaro por la flauta traversa, el pato por el oboe, el gato por el clarinete, el Lobo por tres trompas y, por último, los cazadores, quienes se representan por los timbales y el bombo.

Sergio Núñez, director artístico de la Casa de la Cultura y director de la orquesta de la obra escogió a los estudiantes avanzados de la institución para conformar la orquesta juvenil que participará en esta obra. Estos jóvenes han tomado clases entre 5 y 7 años de instrumento y orquesta musical acompañados por los talleres de práctica.

Núñez asegura que la obra, que dura 40 minutos, tiene algunos pasajes musicales interesantes que se deben practicar. Aunque la obra tenga la particularidad de ser música moderna rusa, el director asegura que en general la obra se adaptó fácilmente a las capacidades de la orquesta.

“Se nos da la oportunidad de montar una obra que es danza y orquesta, la cual se adaptó muy bien al nivel de los estudiantes. Tal vez por el hecho de que hay un cuento dentro de toda la interpretación hace que ellos se motiven y no la sientan tan difícil”, aseguró Núñez.

Las presentaciones en el cantón de Mora son gratuitas y las clases en su mayoría están llenas de becarios; el apoyo cantonal a la cultura en proyectos artísticos como la obra Pedro y el Lobo se da con el propósito de que la población se encuentre a sí misma y se exprese. La gira de presentaciones busca nuevos reclutas a este sistema.

“Se les da mucha libertad, no se les codifica para que sean sino que se les permite que expresen su ser interior y lo manifiesten. Tenemos que dar nuestra enseñanza con el cuidado de no tocar su esencia personal, dejar que descubran su ser y que pueda ser de esa forma ser espontáneos y felices”, explicó Darío, sobre el sistema educativo que se proponen.

Y aunque el éxito de este programa era claro para la población, un “forastero” vino a recordarles que el potencial artístico de sus estudiantes podía llevarse aun más lejos. UNIVERSIDAD conversó con Daniel Marenko, quien propuso inicialmente el proyecto y quien se encargó de la dirección coreográfica de la obra.

¿Cómo se incorpora al equipo de trabajo?

-Yo empecé con la casa de cultura de Mora por medio de la invitación de María Campos, que es la directora del departamento. Me invitó para entrenar a los bailarines, ellos querían aprender técnica, así que me llamaron. Conforme me fui incorporando al departamento me di cuenta de que había mucho talento, un potencial nato que no se estaba explotando, entonces empecé a incursionar en proyectos coreográficos con el grupo. Así me incorporé definitivamente como parte del conservatorio y ya Pedro y el Lobo sería mi segundo montaje con ellos después de Tango atelier que era un estudio sobre tango y ballet.

¿Por qué llevarlo a Proartes?

-Decidí poner a concursar este proyecto y planteárselo al director Sergio Núñez pensando en que quería que tuvieran una experiencia a nivel profesional, que se enfrentaran a un proyecto artístico más elaborado. Que vivieran toda la rigurosidad de un montaje técnico profesional.

¿Porqué el texto Pedro y el Lobo?

-Escogí este texto pensando en que es un texto didáctico-musical, muy conocido y que además trae un poco de la cultura rusa. Es un cuento sencillo que escribió Prokófiev en los años 30 que se adaptaba al nivel de dificultad inicial que buscaba para el grupo. Quise plantear un proyecto pensando en los distritos del cantón de Mora, para las personas que no tienen acceso a ese tipo de espectáculos, y también con la inquietud de hacer un proyecto fuera de la Gran Área Metropolitana con potencialidad artística para la población de la zona rural.

¿Qué se proponen en cuando montaje con respecto a la coreografía y la construcción de los personajes?

-A nivel coreográfico monté la coreografía a partir de diseños espaciales y musicales lúdicos, pero respetando la música del compositor original. Hice una versión un poco diferente al que ellos manejan incorporando elementos de belly dance, la danza contemporánea y elementos básicos del ballet que han ido aprendiendo.

¿Qué se siente ser parte de un proyecto comunal cultural como el del cantón de Mora?

-Magnífico. Yo estoy un poco desesperanzado de los círculos que se forman en el Valle Central, por decirlo así, encontré un espacio alternativo y fresco en el cual puedo yo desarrollar un proyecto artístico lejos del movimiento de la Gran Área Metropolitana, que además tiene el potencial para volverse en una compañía. Por supuesto, es necesario educarnos en el sistema de entrenamiento y disciplina, que aprendan que deben continuar con sus estudios y que tengan inquietudes. Yo creo que es posible que el grupo crezca y pueda tener un alcance internacional.



Funciones

Entrada: Gratuita. Cupo limitado.

Funciones:
Sábado 10 de diciembre. Mercado de Ciudad Colón. 7:00 p.m.
Martes 13 de diciembre Teatro La Palestra. 7:00 p.m.
Miércoles 14 de diciembre Tabarcia. 7:00 p.m.
Jueves 15 de diciembre Guayabo. 7:00 p.m.
Viernes 16 de diciembre. Quitirrisí. 7:00 p.m.

Dirección Coreográfica: Danny Marenko
Dirección Musical: Sergio Núñez González
Música Original: Serguéi Prokófiev
Escenografía: Rubén Darío Monsalve



 

 

 

Ir al contenido