Jóvenes chilenos: protagonistas de las protestas pero lejos de las urnas

Piñera obtuvo la mejor votación de la derecha desde 1993 y más votos que la socialista Michelle Bachelet en 2013.

Santiago, Chile. Miles de jóvenes entonan cánticos y frases de protesta en las manifestaciones que inundan las calles de Chile: están al frente de la mayor explosión social en décadas, pero esto contrasta con su escaso protagonismo en las urnas.

En las últimas votaciones los jóvenes chilenos decidieron mayoritariamente restarse. Según el Servicio Electoral de Chile, solo un 36,04% de las personas entre 20 y 24 años acudieron a las urnas en la pasada elección (2017), en la que resultó electo -por segunda vez- el derechista Sebastián Piñera, actual foco de la rabia popular.

“La verdad es que no me siento representado por algunas de las personas que postularon a la Presidencia y no estoy de acuerdo con el sistema que estamos llevando; entonces tampoco votaría así”, dijo a la AFP Héctor, un estudiante de Ilustración de 25 años, que asiste a una universidad privada.

Este joven llegó el jueves con sus compañeros de estudios a la multitudinaria manifestación convocada en la céntrica Plaza Italia, de Santiago, para protestar.

“Estoy contra el sistema neoliberal impuesto desde la dictadura (de Augusto Pinochet), que tiene a nuestros padres trabajando horas y horas y horas y no ganan nada”, agrega.

Desde hace una semana, Chile vive un estallido social que empezó por el aumento (en 4 centavos de dólar) del precio de la tarifa del metro, y aunque no incluyó la tarifa estudiantil, fue este sector el que detonó las protestas que crecieron como la espuma, sumando demandas de educación, salud, pensiones y otros grupos.

“Por el momento no hay nadie”

Felipe, un estudiante de derecho de la Universidad de Chile, de 19 años, que también está en la protesta, hace una pausa para quitarse la pañoleta roja que lleva sobre la boca y dice que él sí cree en el camino electoral. Incluso milita en las juventudes del Partido Comunista, pero considera que no hay movimientos políticos que canalicen las demandas.

“Hay movimientos feministas o estudiantiles que no logran canalizar sus intereses en el voto y se expresan de otras formas como en las redes sociales”, relata.

Entre los jóvenes de 25 a 29 años, la participación en la elección de 2017 también fue baja, con solo 37,42% y una abstención del 62,58%. El desinterés para votar se expresa también entre los que recién egresaron del sistema escolar, que tienen de 18 a 19 años, con solo un 35,99% de participación en los comicios generales pasados.

“Era lo menos malo”

La baja participación juvenil ya era una realidad con el voto obligatorio que rigió en Chile hasta 2012, cuando los jóvenes tampoco se inscribieron en los registros electorales.

Este desinterés se asocia a distintas causas. “Normalmente no votan porque hay un gran nivel de desconfianza hacia las instituciones públicas”, asegura María Tsekoura, académica de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad Católica.

Las encuestas muestran que los actores políticos tienen una aprobación muy baja y los jóvenes “no logran identificarse con las propuestas que salen de los partidos políticos y tampoco pueden ver cómo podrían incidir en la política pública a través de su participación en un partido”, agrega la académica.

Francisca Barrera, una joven de 28 años que trabaja en la industria inmobiliaria, dice que ella votó por Piñera, porque “era lo menos malo”, aunque en medio de las protestas gritaba igual que muchos otros consignas en contra del presidente, que se impuso en las urnas en diciembre del 2017 por el 54% de los votos en contra del representante de la centroizquierda, Alejandro Guillier.

En esa elección, Piñera obtuvo la mejor votación de la derecha desde 1993 y más votos que la socialista Michelle Bachelet en 2013.


“¡Una estafa!”, el reclamo de los chilenos por su sistema de pensiones

Agencia AFP

Santiago, Chile. “¡Un robo!”, “¡una estafa!”, “¡nefasto!” El sistema de jubilaciones chileno, emblema del modelo económico neoliberal heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), materializa la rabia de la población porque condena a la mayoría a percibir pensiones inferiores al salario mínimo.

Creado en plena dictadura en 1981, el sistema de pensiones de Chile fue el primero en el mundo en apostar por una capitalización totalmente individualizada, atrayendo la atención de la Escuela de Chicago que entonces veía cristalizadas en este país sus teorías económicas neoliberales.

Cuando terminó el sistema de reparto anterior, la reforma elaborada por José Piñera, entonces ministro de Trabajo de Augusto Pinochet y hermano del actual presidente Sebastián Piñera, obligó a los trabajadores a aportar el 10% de sus salarios a cuentas gestionadas por Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), organismos privados encargados de hacer crecer estas bolsas.

Pero 40 años después de que se introdujeron estas administradoras, aún demora en llegar la promesa de proporcionar a cada pensionado un mínimo del 70% de su salario gracias a un aumento exponencial de sus ahorros durante su carrera profesional.

“Yo ingresé al principio de mi vida profesional con este sistema. Nos juraron que en 2020 nos íbamos a jubilar con el 100% de nuestro sueldo. Al comienzo, nos hablaban del 70%”, dijo Patricia Ortiz, una oficinista de 60 años -edad mínima para el retiro de las mujeres, 65 años para los hombres- que ha terminado su vida laboral.

Pero un “simulacro” que hizo recientemente le cayó como un balde de agua fría: percibirá el 35% de su salario actual, equivalente a 580.000 pesos chilenos (un poco más de $800). “La tasa de reversión es extremadamente baja, aunque este dinero es 100% del empleado”, dijo indignada.

El sistema no prevé ninguna contribución de los empleadores ni del Estado para que los más pobres reciban una pensión mínima. En 2008, durante el primer gobierno de Michelle Bachelet (2006-11, 2014-1018), se estableció una pensión básica para quienes no tienen derecho a pensión en ningún régimen previsional y que integren un grupo familiar perteneciente al 60% más pobre de la población.

“Retiro sin dinero”

Mientras el 10% de sus salarios es restado cada mes, sin contar las comisiones por la gestión de las administradoras que los chilenos consideran exorbitantes, los trabajadores están escandalizados por la repartición de las ganancias generadas por las inversiones de mayor y menor riesgo que realizan las AFP.

“Ellos construyen edificios, bienes raíces, donde hay mucho dinero, a costa de nosotros. Esto es cuando las cosas andan bien, pero cuando las cosas andan mal, te lo cargan a ti”, lamentó Raúl Sánchez, de 76 años.

Otra queja es la imposibilidad de retirar estos ahorros personales en caso de una situación de fuerza mayor; mientras que la educación y la salud, que se encuentran principalmente en el sector privado, tienen costos altos.

“Cuando uno quiere retirar su plata para una inversión, para comprar una casa, para curar una enfermedad, le ponen mil de obstáculos. Al principio dicen que es la plata de usted, es una mentira”, deploró Jaime Giménez Alabi, de 63 años.

Con una tasa de reinversión extremadamente baja, en un contexto de mercado de trabajo muy flexible, la mayoría de los chilenos retirados reciben pensiones menores al salario mínimo (301.000 pesos, uno $418).

Muchos de ellos se ven obligados a aceptar trabajos como conserjes o cajeros en los supermercados para sobrevivir.

Hace un año, el presidente conservador Piñera propuso en el Congreso una reforma, aún en debate, que prevé una contribución del 4% de parte de los empleadores. Un intento previo de reforma, impulsado por Bachelet durante su segundo mandato, fue obstaculizado por la derecha opositora y el sector patronal.

Presionado contra la pared por el estallido social que sacude al país desde hace una semana, el mandatario anunció, entre otras medidas sociales, un aumento del 20% a la pensión mínima de vejez.

Pero para Ivonne Larrain, de 40 años, técnica de enfermería en un centro médico, no es la solución.

“La clase media, nosotros, pagamos impuestos. Todas las alzas, siempre a la clases media nos las regalan”, indicó.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/bloque1/jovenes-chilenos-protagonistas-de-las-protestas-pero-lejos-de-las-urnas/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments