Extraños incidentes presagian una nueva guerra

Muy convenientemente, los tres adversarios de Irán: EE.UU., Israel y Arabia Saudí ya declararon oficialmente que la nación islámica es responsable de los ataques

Muy convenientemente, los tres adversarios de Irán: EE.UU., Israel y Arabia Saudí ya declararon oficialmente que la nación islámica es responsable de los ataques sobre las instalaciones petroleras saudíes Aramco. ¿Se les habrá olvidado a estos tres países que existen los atentados de falsa bandera?

Cualquier aparato de inteligencia con un gran calibre tecnológico puede planear, financiar y ejecutar un atentado con el conocimiento de un gobierno o sin este. No se podría descartar y tampoco asegurar con certeza plena que haya sido Irán. El hecho de que hayan empujado a Irán al límite con las nuevas sanciones impuestas por Trump desde que se retiró del acuerdo nuclear no necesariamente hace responsable a Teherán de los ataques sobre Aramco.

En caso de ser así se estaría demostrando el poder de guerra de guerrillas que Irán tiene en la región, como una forma de defensa justa frente a países, la mayoría aliados a EE.UU. y con gran cantidad de bases militares rodeando a la República Islámica.

¿No es extraño que las instalaciones de Aramco y su espacio aéreo no estuvieran protegidas por tecnología para detectar naves intrusas? Por ejemplo, Irán tiene prohibición de vuelos sobre las instalaciones petroleras más estratégicas, que están altamente custodiadas en un amplio perímetro. ¿Cómo es que el multimillonario reino saudí, comprador de la mejor tecnología militar a los estadounidenses y europeos, no tiene protegidas sus instalaciones petroleras en una región tan peligrosa?

Así han empezado muchas guerras a partir de extraños atentados y EE.UU. tiene un amplio historial entre los cuales se cuenta con uno que justificaron las dos invasiones en Irak y Afganistán en 2002 y 2003, respectivamente; sin que existieran armas de destrucción masiva.

La reingeniería del Medio Oriente está contenida en un documento que se llama El Nuevo Siglo Americano, aparecido a mediados de los años 90 y puesto en ejecución en la administración Bush en el año 2000. La halconería conservadora y neoconservadora aún caminan por los pasillos del Departamento de Estado y Defensa elucubrando las nuevas guerras, cual copia perfecta iraquí. Pese a que los saudíes dicen tener las pruebas de la implicación iraní, en los atentados de falsa bandera, el gobierno interesado en hacerlo parecer como tal planta las pruebas para hacer que, por ciertas características, se crea que el autor fue un país en particular.

En el Medio Oriente todo ha cambiado radicalmente desde que EE.UU. se retiró del acuerdo nuclear. ¿No les parece extraño la serie de incidentes militares en el Golfo Pérsico y que los mismos tres países no tardan en asegurar que fue Irán? Pues es un trabajo de inteligencia que al unísono porta un mismo discurso semántico. No hay razón para descartar que Arabia Saudí haya cometido esos atentados sobre sus propias instalaciones.

Ya el gobierno iraquí de mayoría chiíta y el gobierno de Teherán negaron estar implicados en los atentados en Aramco, pero podrían estar mintiendo también. Sin embargo, los rebeldes hutíes sí se han adjudicado los atentados, según inteligencia saudí. Alguien está procurando que la diplomacia sea insuficiente como para que se llegue, si no a una guerra abierta contra Irán,  al menos a bombardeos selectivos. Desde élites belicistas de la poderosa guardia revolucionaria iraní, hasta el belicoso Netanyahu, y las élites ultraconservadoras del reino saudí y la halconería estadounidense de tipo Bolton, todos a están a expensas de una nueva guerra.

Una guerra contra Irán dispararía a todas las guerras desde las presentes, latentes y potenciales en la región, el petróleo llegaría a $150 el barril y dejaría a la región sumida en una guerra de guerrillas dispersas por los países donde los intereses estadounidenses son claves. Recordemos cómo EE.UU. luego de invadir Irak pasó de guerra convencional a una guerra de guerrillas al mando de Moqtada al Sadr a Abu Muzab al Zarqaui, hasta la extraña aparición del Estado islámico, organización guerrillera que militarmente mutó vertiginosamente hacia un ejército convencional de gran capacidad de fuego y dominio territorial.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/bloque1/extranos-incidentes-presagian-una-nueva-guerra/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments